Cuaderno 22

(2002)

Herrerías nocturnas

La imaginación y la fantasía invitan a la mentira

“he visto cosas tan grandes…”

Buscando plantas raras por los desvíos

“pero al final son sólo vertidos…”

Obstinadamente atentos a su propio signo, otros seres

 “cien ondas con el mismo código nos envuelven…”

Cavas, remueves, aras, pisas, binas, aclareas, calzas,

riegas, enderezas, podas, arrancas, siembras…

Allí van cristalizando formas nuevas

en combinaciones viejas:

intersecciones, fusiones, escisiones, mutaciones…

Huecos ignorados o silenciados

abrazaremos con estas redes invisibles

de caprichos, intuiciones y certezas

Por tierras de zapatos y cuchillos

Por los Vélez las adelfillas en flor festonean los bordes de la carretera. Vaya, ahí sigue el “monumento” (la torre de pisos que hay junto a la iglesia)… Por éstas nuevas vías rápidas Murcia se cruza en un salto, si bien, ¿dónde orinar?. Original ermita de estilo gaudíano ésta de Novelda al pie del castillo, allá por donde los albérchigos están aún verdes. Pasado Monóvar, tierra de Azorín, una destartalada casa abandonada con soportal y escalinata en piedra, conserva algo de la magia antigua del lugar. Moricandia moricandioides. Elda, ciudad de zapatos y ambientes trasformados, hangares vacíos… Urbanismo caótico el de estos pueblos. El señor del vertedero defiende su sitio con firmeza, gesto adusto y de pronto un vuelco en su expresión, ¿dices que por aquí el AVE ?. La estrella dentro del hombre. Por caminos que van a ninguna parte cruzamos ramblas amenazantes en el preludio de tormentas. Comer en un self-service es como comer en cualquier parte. Dura se hace la subida al cabezo en plena digestión (de unas fresas con nata, entre otras cosas). Cuantas hierbas raras en el pedregal. Un poquito más, ánimo…  y lluvia fina. Se acabó por hoy éste rastreo de marcas en los mapas, éstos juegos de pistas surrealistas. Dejamos los zapatos, cogemos los cuchillos hacia el Nueva York manchego. Una atípica Mancha verde. Es ciudad española Albacete, un centro nuevo. En la catedral el cura se queja de los nuevos usos irrespetuosos de los asistentes. Callejeando sin rumbo máquina a todo vapor con paradas en bar de pinchos vasco y cervecería. Son buenas estaciones. En el hotel hojeando un semanario local se ven lugares comunes: político acusa a otro de tener lengua viperina, ecologista critica nuevo campo de golf promovido por las fuerzas vivas (compárese aspecto de uno y otros, las razas existen). Al día siguiente después de desayunarnos las correspondientes imágenes horribles por gentileza del informativo (cabezas gachas, no somos nadie…)  nos marchamos a terminar lo que teníamos pendiente. Ancha es Castilla. Y regresamos bajo una persistente lluvia vía Caravaca y Huéscar. Por aquí hay importantes mejoras en las comunicaciones, viarias se entiende. En Baza comemos a base de tapeo en un típico tascucho y hablamos de lo que hay que hablar.

Legítima defensa

El anotador hoy está mosca (el lobico asoma). Le joden para empezar esos artefactos modernos llamados automóviles que cada vez nos arrinconan más, expandiéndose por toda la faz de la tierra como virus invictos, destrozando cuanto pisan en avances inexorables (allí no crece más la hierba).

Véanse algunos de sus ocupantes: niñatos que ponen la música a tope para atraer la atención sobre su preciada nueva adquisición de metalizado brillo, marujas emancipadas que van de compras al supermercado, garrulos torraos que van al cortijo con su gran todoterreno pagado con las subvenciones de las administraciones, parados que se las apañan para que no les falte su coche, ejecutivos agresivos de gomina y maletín… todos ávidos de conseguir el paroxismo termodinámico.

Entonces se pregunta uno, ¿qué nueva peste es ésta?. Y eso sin hablar de la agresiva publicidad, que te los mete hasta en la sopa. Esta por sí sola y ampliada al resto del mercado merece capítulo aparte. Las personas no somos ganao, ¡qué falta de respeto!.

¿Y qué decir del desmelene urbanístico? Lejos de rectificar errores pasados sigue y no cesa, comiéndose las mejores tierras de regadío mientras sus artífices constructores se hacen millonarios merced a la especulación y luego alcanzan los más altos puestos de prestigio social, ser directivos del equipo de fútbol correspondiente. Todo gracias a los mamoneos de los economistas: fondos de inversión, bolsa y otras prestidigitaciones varias o como el dinero atrae al dinero.

Y luego esa retórica vacua de los hombres de la patria (no somos todos unos subnormales o unos descerebrados). Mientras la clerigalla retrógrada sigue monopolizando algo tan importante como la educación (o bien los juegos on-line se hacen cargo del asunto y allí los jóvenes aprenden a gruñir como simios, para que luego se quejen…). Cuando los llamados científicos sociales miran sólo su pequeña parcelita de poder al servicio del sistema. Y el lobby del hígado (look corporación dermoestética) nos sigue bombardeando con su cotilleo frívolo. Por último los media manipulan, silencian y callan tantas cosas, a las órdenes de los poderosos…

Como consecuencia está esa sensación de impotencia y desmotivación ante un mecanismo tan grande donde la indignidad, el deshonor, la marrullería y la trapacería son la moneda corriente. Conclusión: hombre natural, anarca, libre, obstinado en el camino propio versus hombre teledirigido, etiquetado, manipulado y esclavizado. Lo de siempre.

Gundisalvo de Cuenca

Malas hierbas

El libro de las malas hierbas así se llama la bonita guía del venerable matrimonio aleman Kunkel. Tuve la ocasión de ver en un documental lo que han hecho en Almería en mitad del desierto donde han logrado aclimatar multitud de especies con visos a evitar la desertización, devolviendo la dignidad a muchas plantas, por lo comun despreciadas. Gunther Kunkel se expresa en el libro con elocuencia en defensa de éstos “incomprendidos y desvalidos seres” con derivaciones filosóficas, anotando las variadas utilidades posibles, tanto desde el punto de vista agrícola como medicinal o gastronómico. Los magníficos dibujos del libro los ha hecho su mujer M. Anne.

Por mi parte en éstas propicias fechas he explorado mi entorno encontrando las plantas silvestres siguientes: las coquetas campanillas, las hambrientas correhuelas, las misteriosas vincas, los yacentes berros, las fútiles hierbas canas, las rudas cerrajas, las desconfiadas teticas de vaca, los presumíos rabanillos, los laboriosos gordolobos, las secretas palomillas, las acaparadoras manzanillas locas, los plebeyos jaramagos, las orgullosas amapolas, los invasores cuajaleches, las aburridas retamas locas, los caprichosos tréboles, los tímidos plantagos, las subestimadas vezas, las sorprendentes guijas, las humildes retamas, las suspicaces viboreras, los singulares relojes, las parlanchinas avenas, las temblorosas espiguillas, los bravucones cardos, las traicioneras ortigas, las silenciosas ortigas muertas, los austeros manrubios, las monumentales resedas amarillas, los coquetos perifollos, los estólidos dientes de león, los distinguidos botones de oro, los calculadores sahúcos, los perezosos tarays, las elegantes gayumbas, las contradictorias malvas, las pulcras hierbas buenas, las excéntricas lechetreznas, las sagaces hierbas moras…

Aún no han aparecido los psicodélicos estramonios (detrás de la circunvalación hay un campo que se llena de ellos en el verano). Las aristocráticas moricandias se han dejado ver en el último viaje por Alicante, no aquí. Por último es muy abundante el pan de conejo (Andryala integrifolia), parecida a los senecios pero aterciopelada.

Cahorros (31/05/02)

Hemos llevado a los sobrinillos sevillanos hasta el Puente de las Palomas en los Cahorros, pasando por la pasarela y la senda tallada junto al río (han sido valientes). Algunas hierbas vistas: Lathyrus sp., Silene sp., Anchusa sp., Aegilops sp., Trachelium coeruleum (hierba de la viuda), vezas, orquídeas, viboreras, lechetreznas, parietarias… Jóvenes escaladores italianos encima de la cascada. La vereda ha sido reacondicionada (más marcada, con pasamanos y señalizaciones). El puente colgante estaba en buenas y seguras condiciones. El acceso por Monachil está muy mejorado.

La casa del padre

Largo tiempo vagando por las rotas tierras pardas que se extienden

desde las altas mesas a los abrasados secanos.

Largo tiempo a la intemperie,

sorteando trampas e ignorando anzuelos.

Largo tiempo esperando un cambio de dirección de las corrientes,

hilvanando argumentos para seguir caminando.

Largo tiempo esperando que las voces de los lacayos

dejen oír los cantos.

Voces receptivas, vigilantes

dan certeras tarascadas a la ley única

pues muchos son los ritmos vivientes.

Nuevas pinceladas, oportunistas, recubren el artefacto.

Largo tiempo rondando las señales, soñando.

Para volver a la casa del padre y

encontrar lo de siempre cambiado.

Un enclave, un asentamiento

En lo rural (into the wild), lo que más apetece: 4 zonas en España. Una es el Alto Aragón, otra es la Cordillera Ibérica por Soria y La Rioja, otra es el Bierzo leonés y otra las Sierras del Segura y colindantes. Esos son los que más atraen, sobre todo el último, por razones sentimentales. ¿Puede esperarse algo bueno de la ciudad?. Así que Sierras del Segura y aledaños paisanos, ¿y ahí?. Pues la zona de las aldeas del Patronato o Cerezo santiaguesas. Esa es la cabezoná, el capricho. Ahora dos cojones y al loro. En comunidad, pareja o por libre. La segunda, la que más mola. Filosofía: tosquedad, aspereza, espontáneamente reaccionaria (abstenerse de todo amaneramiento y mugre progre, y todas esas filosofías eco-santurronas). Problemas: bastantes, falta de contactos afines, sobre todo. Ya no quedan tías así dispuestas a esas cosas. Eso parece. Ahora todas quieren palacios de aladino. ¿Dónde encontrar mujeres así?. Mirar sitios afines en internet. Medio de vida: simplicidad, huerto, educación, otros. El medio de vida en el campo, fundamental. Bien, consideremos que eso son cosas imposibles. Pobrecito Ramón. Qué alternativas quedan: ¿esperar los viajes del Imserso, y eso con suerte? Como dice ese hombre Europa como parque geriátrico y pudridero kármico. Dicen los amos de Occidente que por fin estamos en el mundo guay. No nos lo han puesto fácil a los que queremos independencia y autonomía, es decir libertad. Bien, seguir trabajando. No desmayar. Para construir (o reconstruir) también hace falta destruir. Pero el cinismo y desfachatez de los poderosos no tiene límites, primero destrozan el medio ambiente con sus industrias y luego se gastan los dineros de todos en tratar de paliar esos entuertos. Primero roban la tierra, que es de todos. Luego crean esclavos a sueldo para proteger esas propiedades: el Estado. Puede que esté simplificando las cosas, pero es que este mundo está jodío. La gran máquina que han creado mantiene el consumismo de las ciudades, ese hambre de nuevas sensaciones a costa de la explotación de los más y de tener un medio ambiente esquilmado.

Lealtades

Lealtades a todas las cosas que han dejado huella, que han enriquecido el corazón. Aquello vivido que hemos juzgado valioso, de manera más o menos consciente. Son riquezas que a veces nos pasan desapercibidas, intangibles, porque ese afán devorador que tenemos de eternos insatisfechos, fácilmente lo oculta. Pero están ahí. Sólo hay que sentarse con sosiego y dejar que el silencio nos vaya inundando poco a poco. Llenar y vaciar. Llenar y vaciar. Es el eterno juego de la vida. Pero va quedando un solaje, aquello que ha ido decantando nuestra experiencia: vivencias, personas, lecturas, visicitudes en triunfos y derrotas, relaciones, placeres estéticos, la infancia, la exploración del mundo, la naturaleza… Son los tesoros que pertenecen al ser. Es el bosque donde refugiarse cuando el mundo se hace inhóspito. De bien nacidos es ser agradecidos.

Publicado por Ramon Martinez Girón

Hice Magisterio y soy monitor de educación ambiental. Me gusta la montaña, la etnografía, la literatura y el arte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: