Cuaderno 21

(Invierno 2001-2002)

Toque de atención (7-11-2001)

“Uno de los mitos más vivos y más extendidos es la existencia de una edad de oro, caracterizada por la paz y la inocencia, antes de que, alguna cosa, destruyera aquel mundo idílico y nos redujese a la miseria y el sufrimiento. El Eden, o cualquiera que sea el nombre que se le dé, era el mundo de nuestros antepasados recolectores cazadores; este mito expresa la nostalgia de aquellos que trabajan sin respiro y en la servidumbre, ante una vida libre y mucho más fácil, pero ya perdida.”(J. Zerzan)

La verdad no hay mas que ver los noticiarios para saber que la coyuntura presente es problemática, y eso sin mirar puertas a dentro, el vivir cada día del comun de los mortales. No es una sociedad abierta ésta precisamente. Laboralmente rígida. No está fácil la vida, si se pretende un mínimo de autonomía y dignidad. Existe la necesidad de confrontarse con la vida en términos propios. Sin intermediarios. Independencia es libertad. Si no se tiene autonomía, los entuertos crecen. Sí es cierto que pocos tienen total autonomía pero un mínimo es imprescindible. Si se quiere ser consistente con las posturas que uno toma ante el mundo, vivir con arreglo a lo que se cree. De otro modo todo es ficción, escapismo, castillos en el aire. No puede uno estar diciendo que un sistema es malo y al mismo tiempo aprovechando sus posibles ventajas. Hay que ser consecuente, o por lo menos intentarlo. No se trata de adoptar por principio posiciones antisistema (soy en principio escéptico ante cualquier forma de organización social) pues está claro que hay gente que vive de decir lo mal que se vive.

A raíz de la lectura de una elocuente cita de un pensador radical anarquista, J. Zerzan, “No es tiempo de quejarse. O actúas o callas”, me ha picado la curiosidad por saber que es aquello que tiene que decir. Es descrito como heredero de pensadores como Rousseau y Diógenes y la filosofía del taoísmo. Su postura básica no es sorprendente, lucha contra cualquier tipo de dominación. Es lo típico del anarquismo. Ahora bien, la forma en que “se instaló” el principio de dominación en el seno de las sociedades humanas según él, sí lo es. En su opinión “ésto ocurrió” con la aparición de la cultura simbólica(¡!). La cual traería como consecuencia la división del trabajo, en una evolución paulatina hacia la especialización laboral. En cultura simbólica incluye el lenguaje, el arte y el número. Según él estas formas fueron restrictivas o reduccionistas al representar algo que es mucho más complejo, la vida misma. Parece una hipótesis descabellada y como mínimo ingenua. Es la reelaboración del mito del buen salvaje. Si bien él intenta fortalecer tal hipótesis con numerosos ejemplos sacados de los estudios de antropólogos sobre las sociedades de cazadores-recolectores pasadas y presentes. Aunque tal afirmación pueda mover al rechazo, incluso a la hostilidad (cuando se ponen en entredicho los presupuestos liberadores y adaptativos de la cultura o de un tipo de ella) no se pueden pasar por alto muchas verdades que este hombre desliza en las entrevistas que se le hacen. La medición del tiempo como forma de dominación (incluso el concepto mismo), la división del trabajo como forma de alienación (una tendencia que va a más con el reinado actual de los ultraespecialistas) que impide la apreciación de la vida en su totalidad (holista), la destrucción ecológica como resultante, la despersonalización que trae la numeración de las cosas (cosificación), cualidades personales positivas del primitivo, exceso de control, falta de autonomía, indignidad, etc…

Y lo anterior viene al caso de que escritores con talento ya han retratado de sobra las insuficiencias de la sociedad moderna. No se pueden estar repitiendo las cosas una y otra vez mientras actuamos de manera distinta. Hay que poner en conjunción la idea y la acción. Ser consecuente. Que hay poco margen de acción, y tan poco. Pero siempre se podrán encontrar resquicios por los que es posible deslizar algunos de nuestros tentáculos. No hay que idealizar el pasado. Pero pueden sacarse provechosas enseñanzas de las experiencias pasadas y presentes. Y los logros conseguidos no pueden ser pasados por alto, con respecto a lo que había como precedente. Se trata de tener sentido comun, y saber deslindar las insuficiencias internas de las externas, fácilmente se confunden, no hay más que mirar alrededor o hacia dentro de uno mismo. Es mucho más fácil destruir que construir. Espero no ser ingenuo yo mismo.

“No es tiempo de quejarse o actúas o callas”. Sí así está el patio. La postura ideológica del autor de ésta frase no es nueva, salvo matices. A mí me recuerda la que sostuvieron muchos románticos. Stirner en particular. Este último en su énfasis de rechazar toda norma que fuera en detrimento de los sentimientos particulares, de cómo cada cual puede interpretar la realidad de manera genuina, creo que llegó a proponer algo así como suprimir las palabras como conceptos fijos. Pues no es posible llamar a dos cosas con el mismo nombre siendo diferentes, sólo por tener una característica en común. Es decir es una postura que hace hincapié en la diferencia. “Liberadora al máximo” pero también, eso parece en principio “anárquica” en el sentido de que la comunicación humana no sería posible al no haber esa norma en común. Zerzan dice que antes de la aparición del lenguaje había otros tipos de comunicación más sutiles y ricos. ¡Cómo puede saber eso!. También se expresa con certeza sobre otras cosas que, simplemente desconocemos.

Aunque el anarquismo de forma pura nunca ha llegado a convencerme sus rasgos básicos siempre me han atraído. Creo que para funcionar debería darse en una sociedad muy evolucionada. No en el estado actual de la humanidad. Nuestro legado cultural histórico es un referente importante que informa y da sentido a la realidad, es producto de necesidades e inquietudes profundas que han ido moldeando nuestra conciencia. Es posible que los anarquistas más extremistas pretendan hacer tabla rasa con todo este cúmulo de experiencias con la fundamentación de que son producto de formas sutiles de dominación. Cuando he asistido a alguna conferencia en círculos anarquistas me han parecido ambientes concienciados, sí, pero fríos, racionalistas en exceso. Los humanos somos diferentes y creo que cierta jerarquización es inevitable, como resultado evolutivo. Por lo menos tal y como son las cosas hoy. Ponernos más en consonancia con la naturaleza, más factor orgánico y menos mecanicismo, (ahí de acuerdo con los primitivistas) pero sin ingenuidades. El hombre necesita de la cultura, de las tradiciones, de las religiones, pues dan respuestas y canalizan necesidades íntimas. La naturaleza no sólo puede ser bella, también puede ser dura. Otra cosa es que el desarrollo tecnológico actual esté saliéndose de parva y que las injusticias sociales estén a la orden del día. Mi postura como puede verse no es extremista, es moderada, coinciliadora. Ya sabemos que a veces los más radicales (de uno y otro lado) son los que mejores condiciones de vida tienen. Incluso muchos viven de eso.

De todos modos hay que valorar siempre las posturas guerreras, inconformistas, cuando son sinceras. Y la de Zerzan me lo parece a juzgar de lo que he leído. Fue a raíz del atentado a las torres gemelas, cuando un articulista lo mencionó, atrayendo mi atención, junto al de varios nombres de destacados pensadores del movimiento antiglobalización como posibles inductores ideológicos de la trama. Y todo porque ese hombre estaba donde más calienta el sol y no jugando al golf.

Escritores

Rusos

A quien no es familiar  esa sensación de autocensura que de vez en cuando nos asalta cuando advertimos que nos dejamos llevar por el ambiente, siendo vanos, triviales, vacuos o pueriles. Tolstoi fanático de la verdad hasta el fin de sus días dirá en su Diario “Quiero conocerme” y escribirá cosas como:  Desde las 12 hasta las 2 hablando con Bigitschev con demasiada vanidad y engañándome a mí mismo.

Para concluir su apunte con los adjetivos que se atribuye de cobardía, vanidad, precipitación, debilidad y pereza. Es una actitud que hoy parece demodé. Un indicio de esto puede apuntarse en el hecho de que sus Confesiones (evocación rousseauniana) sean calificadas en una enciclopedia on line como insuperablemente cándidas.

Otro solitario coetáneo, su compatriota Chéjov escribe en boca de uno de los personajes de una obra suya: ¿Porqué nosotros, al principio tan apasionados, tan valientes, nobles, crédulos, a los 30 o 35 años somos unos fracasados totales? ¿Porqué a uno lo consume la tisis, el otro se pega un tiro, el tercero busca el olvido en el vodka, el cuarto a fin de acallar el miedo y la angustia, pisotea cínicamente el retrato de su juventud pura y hermosa?.

Estos dos escritores quedan  bien perfilados en las Notas autobiográficas de Ivan Bunin, donde escribe cosas como: En mi juventud, fascinado por el sueño de una vida pura, sana y bienhechora, en el seno de la naturaleza (…) y sobre todo para mi amor por Tolstoi, artista, me hice tolstoiano…

Es duro constatar en que han devenido estos idealismos en la Rusia actual, dominada por otros discursos más en consonancia con el correr de los tiempos. Qué gran literatura la rusa de aquella época.

El Maestro de I. Bunin es libro interesante que he leído en que se narra el proceso de disolución en el seno de un medio social gris de un ingenuo e idealista joven maestro de escuela en la Rusia prerrevolucionaria. Lirismo en la miseria que ennoblece, escribe la crítica.

Alemanes

Me digo a mí mismo después de releer a Junger y Hesse que el humanismo centroeuropeo de entreguerras e inmediatamente posterior alcanzó un listó muy alto. Cierto es que había ilustres antecedentes, pero pareciera que en las épocas de crisis se generan fermentos regeneradores para contrarrestar los desastres coetáneos.

La persona singular le debe algo a Junger. Como a Hesse: qué elocuente esa alegoría en forma de  cuento de los hermanos Grim (el del sapo y la huerfanita) que expone en su escrito Misterios, sobre su quehacer y naturaleza.

Pensar en público de Eugenio Trías

Elocuente imagen de la portada, un símbolo en el límite entre dos mundos. Es ilustrativa de su idea central, la filosofía del límite, que define la condición humana como limítrofe y fronteriza. Esta frontera está en el medio justo (in media virtus aristotélica), que es cosa más difícil que dejarse arrastrar por los extremos (cabeza y corazón).

El hombre estaría conformado por tres mundos. El primer mundo sería el de la conciencia global, el segundo el asentado en comunidades humanas de relato, memoria y simbolismo y el tercero el singularizado en cada persona.  Esta sería pues una conciencia fronteriza. Curiosamente, esta característica en su opinión es lo que definiría mejor a España, su condición fronteriza y limítrofe entre civilizaciones.

Por ello aboga por asumir plenamente el espíritu crítico que fecunda las mejores creaciones que se hacen en el mundo de la cultura. Ya que como conjunción de inteligencia y emoción, el hombre debe ser definido como marginalmente libre. Apoya por tanto el pensamiento intempestivo.

Otras ideas: Un paralelo con la actualidad hace con el siglo III en Roma cuando la sociedad atravesaba por una anomia general, cada vez más distante en su fuero interno con los valores que el imperio representaba. Los mejores habitantes no estaban por afirmar algo ya sentenciado y huían al desierto o se refugiaban en la mística, la gnosis y algo similar a las sectas actuales, buscando dioses más íntimos pues la virtud pública se volvió ilusión hipócrita.

Hoy parece que la única razón es la económica, la regida por el Dios Dinero, por aquí siguen sus apuntes críticos. Es una sociedad del consumo, lo que Levi Strauss llama sociedad termodinámica que es la lucha a muerte contra el Niágara de la entropía: desgaste, banalización y trivialización.

Sobre literatura infantil

Acicateado por mi formación pedagógica he leído Las aventuras de Tom Sawyer de M. Twain, libro recomendado por A. María Matute como título paradigmático de la literatura infantil. Recomendable sin duda para las nuevas tropas de infantes por su fuerte aroma libertario, véanse sino las elocuentes conclusiones a éste respecto de Huck del final del libro. Ese Tom es más malo que un dolor. Sed de vida.

Aprovechando este vendaval he comprado para regalar dos libros de la saga de Guillermo Brown. Ojeándolos he comprobado como Guillermo y Los Proscritos se burlan de los componentes de la Liga de la salud perfecta o planean formar la Sociedad para divertir a las personas mayores decentes (en el título Guillermo el luchador). Descacharrante y es que los mayores les dan pena. Su autora es Richmal Crompton, una maestra convaleciente de polio.

Rafael Sánchez Ferlosio proclama y desea a ese niño que dice no y nunca en Vendrán más años malos y nos harán más ciegos. Aquí se pregunta también muy oportunamente por el paradero del tertium datur, ese don para la opción tercera en los dilemas.

Alfanhuí es una novela sobre la infancia y la imaginación que escribió en la postguerra precursora de lo que hoy conocemos como el realismo fantástico iberoamericano.  No la he encontrado. Es una perspectiva diferente a aquella que etiqueta a los niños como hiperactivos con variante disocial o negativista.

Otras lecturas

Sobre la Carta, el último libro de Dragó, pienso que la teoría es una cosa y otra la práctica. Encuentro muchas cosas razonables en este libelo, pasajes muy inspiradores y bellos y otros menos, con alguna afirmación que me ha dejado perplejo. Sabido como es nuestra naturaleza y de sus imprevisibles  derroteros, habrá que atarse bien los zapatos antes de decir como deberían ser las cosas o que filosofía debería gobernarlas. Pero él es consciente de ese peligro o si no, ahí está uno de los aspectos que más me han interesado del libro que es la denuncia del literalismo de la tradición interpretativa ortodoxa, la oficial. También hay que reconocerle valentía en su higiénica labor de agitador.

Sobre algunas partes del libro se me ocurre una cita pertinente de Leonard Cohen: el pez no se pregunta por lo que hay encima del agua.

En las recomendaciones que expone en sus artículo El Arte de Vivir, hay algo que huele a Testigos de Jehová. Aunque la mayoría tienen sentido. Su ideología ha sido tildada de anarquismo de salón ...

————-

Susana Tamaro dice cosas interesantes y lúcidas en una entrevista que he leído. Con esa cara de niña buena que tiene se refiere a lo que llama la maldición de la mujer que es reprimir sus sentimientos. Para no caer en esto y desfogarse es cinturón negro de kárate. Culpa a la televisión del derrumbamiento social en Italia (y a Berlusconi por tanto) y añade a éste respecto que en las actuales familias reducidas, las neurosis se reparten peor que en las antiguas extensas. Raja de los psicólogos y los psiquiatras.

Añade que tras su éxito literario los media la trataron como a una criminal, cosa significativa.  Comenta después que de niña era casi autista  y que es incapaz de adaptarse a un trabajo ordinario y que necesita escribir de vez en cuando para expulsar lo que lleva dentro y no quemarse. Una apuesta valiente la suya cuando comenta que se atreve a decir lo que nadie diría por vergüenza.

————-

Ha muerto Cela y se empieza a sacar trapos sucios de su vida, cosa que hacen algunos con deleite.  Por mi parte leí con placer  sus libros de viajes, puede que no muy profundos en lo psicológico, pero quizás tampoco se trataba de eso.  Tenía ese pragmatismo anglosajón quizás atribuible a su sangre medio inglesa en contraste con el aspecto más chamánico de los escritores alemanes.

———–

He leído el manifiesto de la Nueva Derecha escrito por A. Benoist y Charpentier en ésta coyuntura del cambio de milenio.  Me da repelús el nombrecito de esa escuela de pensamiento, pero si he de ser sincero, me ha parecido razonable lo que dicen. Por lo menos en teoría, otra cosa es la realidad, la puesta en práctica de ello. A éste respecto soy escéptico, pero las cosas como son…

————–

Qué bien se expresa Atienza, el escritor en una entrevista. Se queja del mundo actual teledirigido. Es una de las cosas que más me han molestado siempre, de ahí esas tendencias anarquistas mías. Ese hombre con más de setenta tacos es un anciano sabio de esos a la antigua además de erudito, mete el dedo en la llaga de nuestro tiempo.

————-

Dice Arguyol que lo peor es limitarse a mirar y juzgar. Algo parecido ya dijera Dostoievsky. Sí los juicios de valor son peligrosos…

CITAS

Psique

A Storr, psicólogo junguiano es autor de la obra Soledad y en ella no está de acuerdo en que la realización personal y emocional de una persona estribe únicamente en las relaciones con otras personas, pone el ejemplo de Descartes o Newton, huérfanos en la infancia maternos, que crearon mundos simbólicos sustitutivos de importancia para la ciencia. O en el arte gentes como Stendhal, Tolstoi, Rousseau o Munch, también huérfanos tempranos.

————–

Un aspecto crucial en el mundo de hoy es asumir la sombra que todos tenemos, en mayor o menor medida, en lo que se refiere a la sed de poder (A. Stevens, otro psi jungiano).

————–

La explicación más comúnmente aceptada en la actualidad es que el arte nace de una necesidad del artista por reconfigurar y reestructurar su vida, algo que le dé sentido. Existiría pues ese déficit previo, esa carencia o laguna por llenar.

————–

Hay que ir poco a poco prescindiendo de todo lo superfluo en nuestras vidas, para quedarnos con lo esencial. Morir muchas veces (Jodorowsky).

————–

Los chesos comparados con los ansotanos serían como los andaluces comparados con los aragoneses, mucha lengua pero poco corazón (dicho popular).

————–

Creativo: si todos van hacia allí, yo iré a otro sitio. Esto tiene sus riesgos pues hay que calibrar si se puede mantener el esfuerzo de cambio.

————–

Experimentado es quien sabe evitar los errores, quien no los repite.

El pulso de la sociedad

La Virgen nos abrió un cielo que no nos merecemos porque somos egoístas inconscientes y malvados.

Este mundo nacido de la revolución francesa está ya agotado, en el ocaso. El próximo tendrá sus bases en la neurobiología, la informática y la genética (Jose Luis Sampedro).

Los maestros han sustituido la pobreza por la falta de respeto. Ya no somos maestros, somos cuidadores.

Sí hay mucho viejo blindado mientras jóvenes sobradamente preparados reparten pizzas. Hay trabajo, pero de lo que no lo hay es de director general (oigo).

Estos actos vandálicos (quema de coches) enturbian la paz social existente.

Estamos gobernados, influidos y controlados por personas de escasa fibra moral (la escritora Al Kennedy).

Los padres declaran  no querer una educación más humanista y completa, ya que esto interfiere en la mejora de sus hijos en la escala social.

Esta sociedad genera cada vez más insatisfechos (psicóloga, trabajadora en salud mental)

Pintadas en la Facultad de Derecho:

Pijos la próxima vez os quemaremos el garito.

Nazis, leed un libro.

Adopte un niño talibán.

Pijo, para ti el héroe y para mí la heroína.

Ser servil es ser vil.

Otras:

A cualquier cosa le llaman democracia.

El que los sueños no estén ahí no quiere decir que no haya que buscarlos.

VISTO, OIDO

Cine

El Gran Lebowski es un interesante film de los hermanos Cohen. Retrata el día a día en los 90’s de un perdedor, un outsider de la generación del 68. Uno de esos hombres que hicieron cosas grandes o tuvieron actitudes idealistas. El hombre hace lo que puede en ese autobús conducido por los hermanos Marx que es la costa oeste americana de hoy.

Testimonio valioso de por donde van los tiros allí que es ya un poco en todas partes. Los viejos cowboys buscan su lugar en este mundo nuevo.

La Ciudad de la Alegría es una correcta película educativa ambientada en la ciudad de Calcuta,  aunque quizás algo sensiblera.

Neorurales

En un documental sobre neorurales del Pirineo, uno de éstos que es físico dice que los grupos allí instalados de carácter cerrado o hermético son más conflictivos que los abiertos que tienen alguna influencia externa, ya que por ahí se diluyen las tensiones, es lo que decía la Tamaro. Una de las instaladas dice echar de menos de la ciudad el anonimato, pues allí es un ser totalmente público y todo el mundo sabe lo que está haciendo.

Por otro lado los poderes públicos parece ser que no quieren nuevos habitantes en el despoblado Pirineo, sí constructores y turismo que traen pelas. Se ve en el reportaje gente valiosa, digna y encantadora como una madre de origen ceutí.  También aparecen alcaldes y técnicos de administración que hablan con la aridez de los burócratas.

Otro curioso testimonio. La fuente es también  la TV, aunque cada vez la veo menos, me defiendo. Aparecen en un reportaje una suerte de nuevos menonitas belgas quen se dirigen en carromatos de tiro y vestidos a la antigua usanza del siglo XIX a repoblar la aldea abandonada de Vea en Soria (cerca del mítico pueblo de las brasas, Pedro Manrique). La portavoz, se expresa con energía y entusiasmo respecto al  propósito que les guía de llevar una vida más pura y sana, más en contacto con el corazón de la tierra. Añade que los españoles podrán entender su actitud mejor que sus paisanos.

Sin tanto folclore me digo que aún estoy a tiempo de tomar una decisión, luego será más difícil.

El armario

Este hombre, el cura, ha salido del armario y en menuda se ha metido. No es solo ese obispo que ha dicho que lo suyo es enfermedad, en Onda Cero dicen que terminará en el programa de Sardá y como el cura Apeles. Con la Iglesia hemos topado.  

Hoy las apuestas valerosas para salvaguardar la soberanía y dignidad personales no se valoran pues son tiempos éstos en que reina el espíritu gregario. Sería lo propio del último hombre.

Fumeta sal del armario dice la pintada. El porrero como otro grupo condenado al ostracismo. Y es que todos de una manera u otra estamos metidos en el armario.

Otras observaciones

Magnífica serie de documentales española  sobre el Tíbet.  Constatado una vez más, hay principios irreconciliables por los siglos de los siglos: el Dalai y su contrincante del aparato chino (un rostro duro y siniestro). Viaje al centro: en torno a Lhasa, Barcor el segundo anillo e Incor el tercer anillo, como rutas de preregrinos. Los hombres granizo intentaban provocar la lluvia tirando piedras a las nubes. Es una tradición prebudista.

————–

Sale un hombre en uno de esos programas circenses de televisión, diciendo que ya cumplió los cuarenta y vive con sus padres y de sus padres.  Es periodista en paro porque no encuentra trabajo a la altura de su inteligencia ya que asegura tener un coeficiente intelectual de 160. Entre tiempo y dinero ha optado por lo primero y justifica su actitud citando a Nietzsche: quien quiera dinero que trabaje. Él dice gastar sólo unas 500 pelas al mes.

Su actitud es guasona. Sorprendente testimonio el suyo. Respetable su filosofia, aunque también será porque puede. Aunque eso de mentar su coeficiente para justificar su inteligencia…

————–

¿A quién le gustan los hospitales?, no es sólo el ambiente, son las historias que oyes. Ves  a alguna madre que a la hora del alta no es recogida por ninguno de sus hijos y cuenta lo que hay detrás. Otro caso, niño retrasado o epiléptico o hiperactivo visitando a su abuela. Oyes la historia, detrás hay una familia desestructurada. O cuando los débiles entretienen en los pueblos: me cuentan de una persona ya mayor que ha sido operada varias veces para extraerle objetos como relojes o monedas ingeridos en apuestas,  a las que era retado bajo el influjo del alcohol. Despreciado de sus allegados.

—————-

Dudas de fe resuelve el monje por internet. La verdad y lo que uno desea que sea. Sabemos lo que la duda representa para la Iglesia. ¡Oh, mundo absurdo!

Más sobre cascaborras

He visto un aspecto del cascaborras poblato en un documental que me era desconocido. Son en boca de un pariente las llamadas puyas. Un hombre lleva atado a la espalda un armazón acolchado y recubierto de tela de saco que sirve para amortiguar los cachiporrazos que recibe de los cascaborras. Me recuerda a un aspecto del carnaval belsetano del pirineo aragonés, las trangas, en que aparece un personaje parecido a éste.

Según Salud Andrés y Ana Granados en su estudio sobre los cascaborras de las altiplanicies de la provincia, mezclando los aspectos diversos de cada manifestación local de la zona nos saldría una Mamuralia romana o un Pharmakos greco-latino. Una mascarada de invierno comparable a las que se realizan en otras partes de España, sobre todo del norte, que es donde sus manifestaciones son más completas.

Personajes parecidos norteños han sido encuadrados en rituales de lucha (botargas, guirrios, zangarrones…) mostrados como supervivencia del folclore celta más vivo de Europa. Se les supone pues raíces indoeuropeas.  Pero en el norte de Africa también hay fiestas parecidas, en concreto en la zona de Larache (Marruecos) hay unas que recuerdan al cascaborras huesquerino, aspectos como el Tío del Pello y su chaleco de piel, por otro lado común a las Mamuralia.

En éstas Mamuralias o Pharmakos  (y los antiguos Misterios  griegos en que se inscriben en general) son percibibles aspectos chamánicos. Eran misterios catárticos, numinosos, unificadores, en contraste con el dualismo y la cultura de la negación posteriores.

Esta fiesta paisana de los cascaborras dejó de hacerse por los años treinta por proscripción eclesiástica. Es decir que desaparecieron curiosamente por los años en que desaparecieron los chamanes siberianos, salvando las distancias geográficas y de contenido. Es como si fuera resultado de la dirección que tomó el moderno Occidente, ignorando los aspectos terapeúticos que proporcionaban.

Hoppal, estudioso del chamanismo siberiano, relaciona el aumento de la criminalidad en aquel país con ésta desaparición. Y es que para él, el chamanismo es un animismo aplicado a resolver los problemas que obstaculizan la armonía en una comunidad.

PENSAMIENTOS

La alta tecnología está en la misma clave del hacha de piedra, pero entre una y otra hay todo un mundo de divisiones. Un mundo de estructuras rígidas que reduce el campo de acción individual y complica la vida. Cuando dejamos de observar ciertos límites internos en forma de tabúes observables que sólo comprendemos intuitivamente, es como si empezara la cuenta atrás. El mundo se vuelve algo inabarcable que se escapa. Los esquimales que viven en ecosistemas pobres son muy dados a esta autolimitación.

————-

A veces hastío en nuestra particular travesía del desierto. Venga hombre, no más misioneros al tercer mundo. Cread oeneges que velen por Occidente. Pues la contienda también se halla aquí.  ¿A quien queréis engañar? Si esto es dinamismo social… Venga que no hace falta entrar en un convento, que ya estamos todos en él. Asujetaos nos tienen los putrefactos. Requiescat in pace. Tema de suyo algo frívolo así. No una vida cómoda, no dice eso este amanuense, pero integrada. Una vida sencilla y feliz a que aspiraríamos, ¿porqué no?.

En eso Nietzche me convence, no en otras como esa matemática del corazón que le sale a veces de saber si es mejor la vanidad o el orgullo, por ejemplo. Ese estilo grandilocuente, tampoco, pero qué inspiradoras son tantas cosas que dice.

————–

Las noticias sirven también para recordarnos que como usufructuarios de nuestras vidas, que no propietarios, nos es dado el disfrutar de un nuevo plazo en nuestro siempre precario proyecto de vida mortal, concedido gracias a la providencia de los poderes concurrentes.

————–

Sí supongo que una norma común es necesaria, ya se sabe, el Corte Inglés, Onda Cero, El Opus, pero lo diverso que es lo propio de la naturaleza debe tener su espacio en ese marco, ¿o no?.

————–

Bonita soledad. La barrita aromática de sándalo arde muy lentamente, es olor que recuerda al incienso aunque más dulzón. Tres danzas en juego, la del humo, la de la consumición del palito y la del aroma. Huérfanos del fuego.

————–

A pesar de todos los esfuerzos humanos e inhumanos la realidad se muestra inaprensible, lo que infunde esperanzas para evitar totalitarismos. Aunque puede que todo se ande…

Local

El mejor negocio del barrio conjugando ética y estética es la zapatería que hay a la espalda de mi casa. Llevada por un hombre ya mayor, te atiende con un trato exquisito y su trabajo es puntilloso y el precio económico. La tienda está decorada con unos bonitos aguafuertes con motivos del oficio. Una atmósfera que recuerda a esos viejos comercios artesanos que tanto escasean hoy, comandados por viejos venerables, pacientes y experimentados.

————–

Busquemos lugares fructíferos para aliarse, zonas liberadas. En Granada no conozco ninguna. Hay pestucia a robín por doquier. ¡Aire limpio!. No es sólo la coyuntura, sino el legado histórico. Un lugar de choque de civilizaciones y todavía resuena y colea el traqueteo, de ahí la malafollá. Ya lo dijo Hesse salvando las distancias, la vida humana no se convierte en un verdadero sufrimiento, más que allí donde se imbrican dos épocas, dos culturas, dos religiones.

Aunque habrá que reconocerle a Gibson su ingente labor biográfica sobre la figura de Lorca, no creo que sea terapéutico y cicatrizante esa actitud maniquea, de buenos y malos, que a menudo emplea sobre acontecimientos todavía latentes y no digeridos como aquellos de la guerra civil.

Dice Rubio Lapaz en su trabajo sobre las Santas que para superar las oposiciones y enfrentamientos entre culturas, se propició el cultivo de los valores trascendentes que eran identificados con el poder, el rey y lo divino.

————–

Lo malo no sería tanto que los habitantes de esta zona del país, fuéramos los más pobres (un PIB de los más bajos de España). Esta provincia tiene unas condiciones naturales difíciles, una especie de pequeño Tíbet con sus montañas y secanales. Lo malo sería que también fuéramos los más pobres de espíritu como dice un articulista local. Después de mi última experiencia hospitalaria como visitante, esta inquietud crece.

————–

Semana Santa paisana: la rivalidad entre cofradías se ha exacerbado, llegándose incluso a la agresión física. Una cadena de agravios ha desembocado en tal desenlace. Son recelos por los respectivos lucimientos con implicaciones de  estrato social. Es rivalidad que recuerda a la de la Semana Santa de Lorca.

El problema de los lucimientos es que cuando unos se iluminan los otros se apagan.

NOSCE TE IPSUM

Lobico tranquilo, is a beutifull time.  The swetness follow.

Recapitulación de la esencia lobuna. Origen: no me abren la puerta con premura. Mi madre sí lo hacía. Furioso. Porqué no vuelve ya de ese lugar donde se ha marchado.

¿Qué pasa si el sí mismo se opone a los dictados del exterior? Pues habrá que hacerle caso, dentro de lo sensato posible, aunque ello presuponga sacrificio.  Creo que se ha pronunciado en alguna ocasión con claridad. Religar, es menester.

El Quijote tenía dos enemigos, el sesgo y el despojo, ah y también el escepticismo.

Palabra menuda, puede, pero por lo menos no estoy en programación.

Un sueño significativo

El campo está espléndido, el pantano lleno y todo verde. Un pariente ha hecho una urbanización allá arriba, en la sierra (¿madre?). En un noticiero mi padre aparece fotografiado en la inauguración de una central eléctrica pero sin su nombre verdadero (¿identidad?). Mientras tiro una foto al río del pueblo, que tiene aspecto alpino, pasa un tren en sentido opuesto y por eso no sale (¿escisión?). Luego andurreo por una nueva urbanización de apartamentos con ambiente claustrofóbico.  ¿No me conoces?,  me dice una rubia muchacha y añade, mira ese retrato. Y allí estoy yo, guapo y radiante. Llega su padre y hay reproches.  El problema es ese. Acude un sacerdote.

Otro: desmotivación para hacer ascensiones en ese macizo montañoso artificial: un mural pintado. Aunque sea acompañado de un experto. Me marcho.

Publicado por Ramon Martinez Girón

Hice Magisterio y soy monitor de educación ambiental. Me gusta la montaña, la etnografía, la literatura y el arte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: