Cuaderno 20

(Primavera del 2001)

Si un hombre no guarda el paso con sus compañeros, acaso se deba a que oye un tambor diferente. Que marche al son de la música que oiga, por lenta y alejada que resulte.

(Thoreau)

LECTURAS

Los orígenes del romanticismo de Isaihah Berlin

Síntesis personal:

Hacia 1820 se da un choque, un conflicto inevitable, aunque sólo sea el artista quien lo percibe. Al racionalismo de la ilustración sucede un emocionalismo, un anhelo de infinito, de lo remoto. Surge ésta ansiedad. Para Goethe los románticos eran católicos reaccionarios y termina pensando que lo clásico es lo sano y lo romántico lo enfermo. Para Nietzche el romanticismo es la terapia de la enfermedad. Para Sismondi  el romanticismo surge de la suma de amor, caballería y religión. Es revolución contra todo. Para Heine es la flor de la sangre de Cristo. Shlegel ve en él anhelo de infinito, concepto que retoman también Coleridge y Shelley. Hablo indefinidamente de mí mismo, dirá Chateubriand. Es lo impalpable, lo imponderable. Otros elementos son la sensación de alienación, la paradoja, la revuelta.

Ante las dificultades para distinguir y describir el Romanticismo, decir que existió. Se hunde en el sentimiento pietista con raíces en Bach. El pietismo decía no a la pompa y retirada a la ciudadela interior en lo religioso. Este sentimiento aleman contrasta con el reino de la apariencia francés (pelucas), que vieron Goethe y Shiller con aversión. Este sentimiento pietista y la humillación nacional como visión es la raíz del romanticismo alemán.  Herder, veía a París como ciudad de amanerados. Otro contraste, los alemanes eran pensadores de origen pobre al contrario de los franceses y de ahí también la oposición entre ambos.

Georg Hamann fue precursor, pensador oscuro, fracasado en su búsqueda de  empleo, decía: la vida es flujo y el intento de cortarla en segmentos la destruye, algo así diría Bergson también. Añadía que el anhelo del hombre es funcionar en plenitud y si quiere la guerra, esa es la consecuencia. Se trataría de crear algo propio. La ilustración estirpa ese elemento vital. Goethe también se opondrá a la clasificación, pues ello mata el élan vital. La experiencia humana es inclasificable. Hamann le pareció a Goethe alguien que preconizaba que todo lo que se proponga el hombre debe surgir de sus poderes aunados, toda separación debe ser superada. Hamann se movía pues en una especie de vitalismo místico. Es el mundo de los mitos y el misterio. En esta onda se expresará también Blake cuando decía que con la ciencia el elemento espiritual queda petrificado: Un petirojo en prisión/causa del cielo el furor.

Rousseau pese a su toque romántico no difiere mucho de la ilustración. Su primera faceta es más visible en pasajes donde describe estados interiores y emocionales (un genio entiende a otro) que es lo opuesto a la sensatez de todo hombre sin emociones. Hamann como Sócrates, Rousseau sofista. El primero dirá que hay una especie de conflicto en el mundo por la que los fuertes no pueden convivir con los débiles. La acción alemana. Y Dios está más cerca de lo anormal. Es el Sturm und Drang.

Ahora bien los verdaderos precursores del romanticismo son Herder y Kant. La doctrina de Herder tiene tres tentáculos: 1/ Expresionismo, 2/ El sentimiento de pertenencia y 3/ Los ideales son incompatibles. Lo primero es percibible en el sentimentalismo: cada grupo ha de buscar aquello que está en su interioridad, que es parte de su tradición. Que enlazaría con lo segundo, la idea nacional. Todo es encantador, todo pues ha de expresarse. Gestalt común de pertenencia que es metáfora orgánica. Esto es un golpe al racionalismo que decía, hay una sola verdad. La idea central de Kant es que el hombre elige, es libre. El hombre como objeto.

Para el teórico de este movimiento Schlegel, el romanticismo se basa en Fichte, el W. Meister de Goethe y la Revolución francesa. Fichte dirá que el conocimiento contemplativo no existe, que este deviene de la acción. Su base en lo orgánico y en la idea de nación. Para él hay un yo cognitivo que es el que analiza la ciencia y el yo impacto como experiencia (Antoss): cuando miramos algo e interfiere alguna cosa, cuando escuchamos y hay algún obstáculo, su impacto nos hace ver que somos una entidad diferente de ese objeto. En la resistencia se ponen de manifiesto el yo y el no yo. Esto sería el Urvolk: los germanos son los que crean, es el actuar primigenio, es el yo en la resistencia (titanismo).

Shelling basado en un vitalismo místico hablará del tránsito de la piedra al hombre que es la conciencia, proceso que es el alfa y omega (Dios) y que enlaza con Bergson. Por tanto la misión del artista es urgar dentro de sí, en las fuerzas oscuras del inconsciente. Se trataría de registrar las pulsaciones de una vida no plenamente consciente. Esto conduce al simbolismo que se basa en la idea de voluntad de Fichte y el inconsciente de Schelling. Hay un objetivo, producir profundidad: lo inagotable, lo inabarcable, lo infinito, cuanto más decimos más queda, una puerta conduce a otra.

Según Schlegel la mera imposición de la forma a lo sagrado lo deforma. Lo que provoca dos tendencias: primero la nostalgia que es el retornar al hogar del padre de Novalis. Es la búsqueda de lograr la unidad que ya se vió en Platon, Eckart y Bohme, que es ese anhelo de expresar lo infinito (Schusucht), lo inabarcable: países  exóticos, el pasado, las fantasías… Y segundo la paranoia, por el sentimiento de que existe algo más grande que nos domina, lo que puede provocar temor, que vemos por ejemplo en Tieck, en su obra Der blonde Eckbert donde aparece la soledad del bosque encantadora y terrorífica (Waldeinsamkeit).

En cuanto a Goethe, punto de referencia por los cambios en el W. Meister, apreciará finalmente, sobre todo, el orden.

El choque romántico, pues es la apreciación de lo informe, los vislumbres, los fragmentos, iluminaciones místicas, lo hecho abandonarlo ya que acabar algo coherente es una forma de aprisionamiento blasfemo.

Hoffman expone en su obra la mutabilidad de todo en el todo. Tieck trata de confundir realidad y apariencia, romper los límites entre realidad e ilusión, consciente e inconsciente. Es un universo en perpetuo cambio, ilimitado, que es la doctrina fundamental del romanticismo.  Una consecuencia de esto es la ironía, ya que si a cada afirmación le corresponden otras verdades contrarias, esta es la única defensa que queda dirá Shlegel. Contra la muerte, la osificación y el congelamiento, habrá que cortar de cuajo con las reglas.

Entonces aparecen dos elementos más profundos y lunáticos: la voluntad es libre y sin trabas y el rechazo de una naturaleza única. Esencia del romanticismo que dañará lo de la virtud es conocimiento. Intento de sabotear lo estable. De ello se desprende que los valores hay que crearlos, nuestro mundo es lo elegido, es un logro, no hay modelos, sólo flujo, somo autocreativos y libres. El sujeto es el universo, un individuo, clase, nación. Toda generalización es una distorsión. Wordsworth dirá que analizar es matar, las cosas son inaprensibles, lo que va en contra de la ciencia, el realismo y el naturalismo.

Los románticos atrapan el movimiento por medio del reposo. La única manera para no dividir la realidad en sujeto-objeto es el mito, los griegos hicieron esto: Apolo y Dionisio como imágenes estáticas y eternas. Por tanto el siglo XIX es un proceso de creación de mitos. Es el Misterio insondable lo que los mitos deben incorporar. Según Shlegel, las raíces de la vida están perdidas en las tinieblas. Es el aprecio de los fragmentos, salir de la estructuración (característica del D. Giovanni de Mozart). Burke y Muller hablarán del estado místico y la ley sabia orgánica.

Teoría económica romántica (Fichte y List): Estado aislado, perfeccionamiento espiritual contrario al laissez faire, ideal de vida común. Leyes externas: eso es fingir conductas vergonzosas. La visión política romántica es imprecisa. En la sofocante Prusia eran progresistas, en la Revolución reaccionarios (oscurantismo medieval). La música es la razón que no comprende, pura voluntad, tormentas y aturdimiento, desconcierto, galimatías…

En Alemania los románticos eran pobres, tímidos, pedantescos, inadaptados, despreciados, recluídos en su mundo. Frustrados y de ahí la fantasía. El tedio de Byron, el extraño, el deseo imposible de saciar. Eran paradójicamente campestres y dandys. Es una visión profunda contra el espejismo superficial. De ahí el asombro de los marxistas ante ellos pues sus ideas tenían validez propia (demoler la idea de orden, progreso, estructura y perfección).

Más radical fue Stirner cuando decía que las teorías confinan con sus palabras clasificatorias. Demasiada profundidad o penetración en los asuntos pueden desvincularnos de la realidad inmediata y traer relativismo. Influencias negativas del romanticismo encontraríamos con el fascismo o el existencialismo. Cosas buenas que nos ha traído: el liberalismo, la tolerancia, la autocomprensión, la decencia y la pluralidad.

El progreso decadente de Luis Racionero

Síntesis personal:

La traición de los intelectuales deviene del relativismo moderno a la posesión de bienes inmateriales, como los valores tradicionales de justicia, verdad y razón. Recordar que la no competitividad era una vieja tendencia aristocratizante. Tres aproximaciones a esta problemática son la de Reich y lo patriarcal, Fromm y el  miedo a la libertad y Jung y el arquetipo de Wotan: el hombre blanco es inestable (la histeria en Hitler, disociación de opuestos que normalmente están fusionados), y la solución pasaría por una renovación espiritual.

Georg Steiner señala el tedio y el aburrimiento como antecedente. Los decadentistas tenían razón. El decadente es una persona atrapada entre  dos tendencias opuestas y aparentemente incompatibles, de una parte el mundo y sus necesidades, las impresiones atractivas que recibe de él. De otro el inmortal anhelo, el deseo hacia lo eterno, ideal fuera de éste mundo (algo parecido a esto escribió Hesse en El lobo estepario). Tal es el destino del decadente y la incompatibilidad  de ambas tendencias que produce las notas de desilusión, frustración y apatías características en él.

Según G. Steiner, odiamos sobre todo al visionario que es quien presenta el ideal no alcanzado. Por eso las propuestas judías tuvieron tales resultados. ¿Para que a unos les vaya bien es necesario que a otros les vaya mal?. Una revolución razonable fue la hippie.

España con un retraso de veinte años identifica ilustración con modernidad. Cuando la ilustración es un fracaso en ética y estética. La tecnología no respeta al hombre y la razón no es suficiente. La ilustración ha fracasado  en la sensibilidad y la voluntad, no en la inteligencia. Rosweide y T. Merton en la época hippie hicieron el paralelo con el  Huye, calla y reposa de los padres del desierto.

Marcuse dirá que la psique individual está siendo absorbida por su función en el estado, lo que trae consigo problemas psicológicos: eros y civilización. Hay un excedente de represión. La solución que propone el sistema es dinero y trabajo para todos. Pero la competitividad darwiniana no tiene porque ser inevitable pues la ecología nos enseña otros aspectos como la cooperación y la simbiosis. Algo ya presente en los taoístas y los chamanes siberianos e indios (toda la naturaleza es sagrada, numinosa). Los judeocristianos sin embargo niegan el panteísmo. Según Meadows el verdadero desarrollo es la calidad no la cantidad.

Lo posmoderno es un arte de esbozos, un experimento. ¿Pero es nuevo?. La tecnología cambia pero los valores pueden permanecer. Un asunto esbozado en los cuadros de Dalí y por Prigogine, orden en el caos: un aleteo de mariposa en Sumatra provoca un ciclón en Nicaragua.

Un tema sobre el tapete: la decadencia de occidente. Occidente es concepción basada en lo grecolatino, los bárbaros, la ciencia semítica y el cristianismo. Grandes científicos han sido místicos como Wilber, y ahí tenemos conceptos como el de sincronicidad en Jung. Quien se expresa con arquetipos (Jung) habla mil lenguas son los visionarios.

Próximo milenio: ecología, ocio y no guerra.. Siglo XXI, masas orgánicas en que el poder, los valores y la tecnología, vayan todo unido. El mayor cambio en Occidente fué hijo de las revoluciones francesa, la industrial y la romántica alemana. Hay una tercera vía cuántica espiritual.

Toda civilización es ya de por sí represiva, más si le sumamos el componente competitivo (Marcuse). El existencialismo nihilista es un dualismo o extrañamiento que ya se dio entre los gnósticos, pero sin la confianza última de éstos, ante la muerte de Dios que es lo suprasensible de fuera (Heidegger). Y esto  hace que en el existencialismo la naturaleza carezca de dignidad. El deseo de excelencia sucumbe ante el todo vale.

Recordemos términos como entusiasmo que viene de “en-theos” o religión de “re-ligar”. El término símbolo enlaza con Heráclito y la física cuántica. La modernidad separa la  verdad, lo bueno y lo bello. ¿Podría la ciencia respetar el método antiguo del éxtasis del espíritu que vemos en el Holderlin y Stirner más puros?. Sturm und Drang, tormenta del desierto. Somos las dos cosas: románticos (Volkgeist) y cosmopolitas (ilustrados).

Soluciones, valorar el eros que es energía, frente a la mezquina parsimonia del puritanismo. Y como dice Mclean interrelacionar nuestros tres cerebros divididos (esquizofisiología) para equilibrar razón y pasión y lograr una conciencia cósmica. Enchioma es conexión y lo relaciona con lo apuntado por Needham sobre la civilización china.

Valoración:

Un aclaratorio estudio sobre el confuso y contradictorio siglo XX. Un balance sobre los problemas y un esbozo de las soluciones. Quizás idealice algo la propuesta del movimiento hippie por afinidad generacional. Buenas puyas sobre algunos prejuicios y lugares comunes de los progres, aunque los carcas también tienen su peso en el mundo actual, digo yo. De hecho serían los mandamases en no poca medida y por tanto responsables. En fin, que aunque haga contracultura desde el stablishment y pueda haber algo de inflamación elitista en su mirada, encuentro muy iluminador su escrito. Es un estilo divulgador para nada árido que ya me enganchára en su libro precursor Filosofías del underground.

El Juego de Abalorios de H. Hesse

Esta obra aparece en la lista de los libros de la centuria en una selección hecha por un círculo más o menos afín, así que me he animado a revisarla, o partes de ella. Aunque lo he encontrado algo repetitivo y plomo, siempre que leo a éste autor, uno de mis favoritos, encuentro cosas con molla. Plinio, Netch y Tegularius, tres estados correspondientes,  el mundano, el realizado y el idealista y sus interrelaciones complementarias en el anhelo del autor de lograr paz y serenidad.

El rebelde protagonista de El lobo estepario ha sufrido aquí la pertinente lobotomización (Netch). Supongo que Hesse quiso poner paz tras la guerra. Ya se sabe, de jóvenes  vamos de incendiarios y de viejos de bomberos. Si somos algo cínicos aquí Netch tiene trazas del maestro del pequeño saltamontes en la serie Kung Fu en su reencuentro con su viejo amigo Plinio.  

Muy sugestivo me ha parecido el relato incluido, El hacedor de lluvia, del epílogo.

Tegularius, el primero de una especie potencialmente peligrosa.

Herman Lausher de H. Hesse

Extraño librito autobiográfico del Hesse inicial, donde narra su devenir vocacional como escritor joven y su primera crisis. Hay cierta secuela romántica en él, con toques estetizantes y decadentes. Enfoque del que disentirá posteriormente, pecadillos de la juventud los llamará, pero respetándolo como testimonio y método de autoconocimiento. Y es que es libro que escribió para sí mismo y los amigos.

El librito está compuesto por varios fragmentos en una clave misteriosa, un poco el mito de la bella durmiente. Pero esa crisis inicial es misterio no desvelado del todo, sólo queda esbozado. Y el libro sería entonces un intento de catarsis. Hay una dedicatoria y referencia para los románticos Hoffman y Tieck, cosa significativa.  No olvidemos su aprecio también por Novalis.

Curioso el diario donde se exponen sus filias y fobias en arte. Me ha interesado especialmente el apartado titulado Mi infancia.

Viaje a Oriente de H. Hesse

Se trata de una magnífica obra simbólica de Hesse. La búsqueda como reminiscencia platónica, el círculo, la secreta afinidad de ciertos hombres, rango aparte. Obra leída por consejo de Ken Kesey.

El Principito de Saint Exupery

Una buena fábula con mensaje. Una buena medicina para nuestro mundo. Una señal en el camino. ¿Saint Exúpery, un boy scout de derechas? Eso es pura chismología. Lo esencial es invisible a los ojos.

En Babia de Julio Llamazares

Me ha resultado ameno esté libro que es recopilación de artículos y reportajes (viajes) del autor, uno de mis favoritos del país. Destacaría: En Babia, El nuevo panteísmo,  Sevilla, Gorete, Los suecos están locos y Vidas ejemplares.

Menudo aguijonazo le da a Cela, con quien tiene puntos de contacto en el cultivo de esta literatura de viajes y el empleo de fórmulas narradoras (viajero), pero de quien le separa la ideología política y el talante. Si bien confiesa que fue lector suyo.

Algunas comparaciones que hace se me antojan facilonas y efectistas pero en conjunto me ha gustado, se lee bien este libro, de uno de los escritores más europeos del país.

La piel del tambor de Pérez Reverte

Acicateado por sus incendiarias y demoledoras columnas de opinión he leído ésta obra suya. Es una novela de misterio y suspense gótica, un poco en la tradición de Agata Christie o Sherlock Holmes. Tiene razón Javier Marías cuando le recuerda sus influencias anglosajonas pues tiene tendencia a despotricar de aquel país.

La novela no se lee mal, está bien construída, con personajes y circunstancias creíbles: corrupción en altos estamentos, banqueros especuladores, pícaros sevillanos… Veo como personaje angular al Padre Ferro y su religión del sufrimiento humano, frente a los aparatos. No habrá gustado a la iglesia como institución. Se le ve al autor nostálgico del declinar de la vieja aristocracia. Hay algo de la Carlota fantasmal de la película Vértigo. Interesantes los aspectos morales y metafísicos. No sorprende, pero se lee bien.

Verónica decide morir de Paulo Coelho

Libro leído en un par de días. Me ha resultado ameno. Es una crítica al modelo cientifista en el campo de los tratamientos en salud mental. Una clave simbólica, la Virgen María (inspiración) por encima de la serpiente (razón). El autor aprovecha para opinar de muchos asuntos y ofrecer su particular visión de la vida. Un camino con corazón viene a decir.

Habla por propia experiencia pues él sufrió en carne propia los excesos psiquiátricos expuestos aquí. Un capítulo destacable es en el que se habla sobre los orígenes bíblicos de la burocracia en la justicia, la culpa y el pecado. Un enfoque positivo y liberador en un tema controvertido.

El Alquimista de P. Coelho

Es una fábula educativa iniciática a lo Principito con una fuerte carga simbólica y esotérica.  Aunque su lectura se refiera a algo que ya suena a sabido o tópico (filosofía perenne)  se lee bien. Conceptos como historia personal, señales, todo es una cosa y la búsqueda del tesoro, son lugares comunes de muchas tradiciones: la alquimia es traer hacia el plano material, la perfección espiritual, pues nuestro mundo son meras imágenes de una realidad superior (Tabla Esmeralda – y Platón).

Tiene un final sugerente que da sentido al desarrollo de la trama. Aunque sea algo previsible, es lectura recomendable en estos tiempos de confusiones y búsquedas. ¿Existe el tercer ojo?.

Hacia rutas salvajes de Jon Krakauer

Con estilo ameno y hechuras de trama de misterio el conocido escritor y alpinista Krakauer describe con detallismo psicológico la malograda aventura de Cris Mccandles, joven idealista y obcecado, fallecido en Alaska mientras probaba un tipo de vida libre, sencilla y salvaje. Es un caso real.

La rebeldía de Mccandles no era indiferente, pienso, al devenir profesional paterno, un destacado ingeniero de la NASA, y las implicaciones que ello traía como exigencias al desarrollo profesional del hijo. Creo que es una clave. Demasiado orden y cuadriculación.

A juzgar por otras historias contadas en este libro Alaska debe ser algo así como la chalilandia yankee. Tierra de promisión de todo tipo de inadaptados del reino.  Ilustradoras historias para todos aquellos que hemos soñado con la autosuficiencia y la aventura en tierras salvajes. La verdadera aventura es hija de la sensatez y el conocimiento de tus limitaciones. Aunque el caso de Chris es especial, según el autor supo ser fiel así mismo, a lo que llevaba dentro.  

Ilusiones de Richard Bach

Estaba cabreado, pues no he podido recuperar una libreta escolar de mi padre que pacientemente había digitalizado de un disco duro estropeado. Andando me ha consolado recordar el mensaje de este libro de R. Bach que acabo de leer por consejo del líder de The Chameleons. Aferrados a nuestras quimeras en este mundo de apariencias, olvidamos a menudo lo verdaderamente importante.  Toda adversidad tiene su parte buena escribe Richard que es el no hay mal que por bien no venga.

Ese afán  de conservar cosas mío, tiene algo de petrificar la vida que es flujo. Menos embalsamar, menos museos y más vida. Los apegos son paralizantes. Aunque es una manera de luchar contra el olvido y la muerte, contra lo que estoy sensibilizado, pero no hay que excederse. También es cierto que esta informatización de la vida nos está volviendo un poco locos.

Muchas de nuestras cuitas nacen de nuestra visión de la vida, de nuestras ilusiones en el espacio-tiempo que dice Bach y que vendría a ser el maya  hindú de que nos habla por ejemplo Hesse  en el Juego de abalorios.  Bueno, que nuestras quimeras se ven probadas a menudo. No está mal sacar enseñanzas de esos momentos y contrastarlo con lo que realmente merece la pena.

Tu ignorancia

es directamente proporcional

en la medida que crees en la injusticia

y la tragedia.

Lo que la oruga interpreta

como el fin del mundo

es lo que su dueño denomina

mariposa.

Otra estrofa sabia de este libro:

Tu conciencia

es la medida de la honradez

de tu egoísmo.

Escúchala

Atentamente.

Recuerdos de un carlista andaluz de R. Alvarez de Morales

Conocida la procedencia de un compañero de hospital (Castillo de Locubín) he leído la biografía de éste paisano suyo, el carlista Rufino Peinado, pues me picó curiosidad. La obra es un traslado literario de su relato oral hecho por un sobrino suyo.

Lo he leído por encimilla salvando los detalles dinásticos y me ha resultado mucho más ameno de lo que yo hubiera podido suponer. Aprende uno más de las bases de la España contemporánea con un libro como este que con otros de tipo más académico.

Menuda peripecia vital la de D. Rufino que me ha resultado inteligente y profundo en sus observaciones y recuerdos. Lanza puyas al clero (habla de los problemas que le ocasionó la represora educación religiosa de la época), denuncia la mentalidad cerril de sus paisanos, queda deslumbrado con la dulce Francia, desvela lo que se esconde detrás de las conspiraciones de su tiempo y lamenta no haber respetado más las apariencias.

Hitler 1936-1945 de I. Kersaw

Para entretener mi convalecencia quirúrgica he leído de forma fragmentada, según el interés suscitado por los capítulos, este tocho sobre Hitler. Historia de sobra conocida que no está mal recordar (sobre todo pienso que deberían hacerlo los nacionalistas). ¡Menuda cúpula dirigente que tuvo Alemania!, ¿Qué les pasó a los germanos?. Quizás deslumbrados por el titanismo tecnológico junto a la proyección de la sombra en chivos expiatorios, modernidad y primitivismo mezclados, cosas típicas de la Europa de ese tiempo. Era el triunfo absoluto de la apariencia. Stauffenberg y su círculo afín, con sus atentados fallidos, salvaron un poco el honor del país.  

CITAS

  • El mundo siempre ha estado formado por diferentes y los problemas que ha tenido es porque uno de los diferentes trata de homogeneizar a todos. Si yo soy el único posible, todo el que sea diferente a mí debe desaparecer (…). El reto de este siglo es que el mundo sea capaz de reconocerse así mismo formado por diferentes sin construir una relación que signifique humillación, persecución, olvido, desprecio para el que es diferente (Subcomandante Marcos).
  • De haber triunfado en la primera internacional el criterio de los grandes pensadores anarquistas, que propiciaban la vida en pequeñas comunas -de ahí proviene la palabra comunismo y no de Marx como algunos proponen-, no habríamos descentrado absolutamente todo, y se habría colocado a la ciencia en el lugar que le corresponde en lugar de haberla endiosado con su maléfica hija, la técnica. La humanidad no se habría deshumanizado, los hombres no serían como hoy, especies de robots, de autómatas. Pero los hombres realistas ganaron, empezando por el socialismo “científico” de Marx. Y aquí y ahora tenemos el resultado, mire (Sábato, Mayo del 96).
  • Pienso en los poetas americanos, en los sabios y artistas del mañana, porque se me aparecen del todo indefensos frente al mundo americano contemporáneo. Todos los que preguntan ingenuamente, como vivirán sin venderse a ningún dueño (…). Ya no piensan en ir a cualquier desierto o lugar salvaje, en ganarse la vida cultivando la tierra o a salto de mata, en vivir con lo mínimo indispensable. Se quedan en las ciudades, en las metrópolis, revoloteando de una casa a otra, inquietos, miserables, frustrados, buscando en vano encontrar una salida. Deberíamos decirles en seguida que la sociedad tal como está construida, no presenta salidas, que la solución está en sus manos y usándolas podrán obtenerla (Henry Miller).
  • USA, es un poco el paradigma de la lucha por adueñarse del alma humana que existe a escala planetaria (Mark Burgess líder de The Chameleons, refiriéndose al despliegue de los media en el caso O. J. Simpson).
  • Es una demanda ridícula la que formulan Inglaterra y América de que debes hablar de modo que te comprendan, los hombres ni los hongos crecen así (Thoreau).
  • La naturaleza es el demonio. El mal es lo normal y fuerte y el bien la nada y lo raro pues hay gravedad terrestre. Si no hubiera sería mayor el bien, los santos levitan. Esta cita de Simonne Weil parece estar en una onda gnóstica.
  • Los románticos fueron conscientes de una pérdida, una escisión nuestra con respecto de la naturaleza (J. Llamazares citando a Arguyol).
  • El místico no gusta ni a la religión institucionalizada, ni a los políticos pues es hombre utópico. Vivifica las palabras, no usa de los lugares comunes. (Tertuliano en un programa de Negro sobre Blanco de ésta temática)
  •  Escribir no es publicar, sino expresar lo que llevas dentro y luchar contra la soledad (Gao Xinqjian, último nobel autor de La montaña del alma).
  • Haz lo que quieras. Los supremos egoístas son los únicos que hann hecho algo realmente bueno por los demás (Richard Bach).
  • La cultura no soluciona casi nada, pero evita el embrutecimiento (Pérez Reverte).
  • Los gobernantes viven de nuestro miedo (Rafa Cuevas).
  • Hay un magma catalán, a pesar de la diversidad de ideologías, allí la gente tiene algo en común que hace que se entiendan (Raimon).
  • Las ONG son caridad (Saramago).
  • Si se pudiera evitar el nacimiento de niños con Síndrome de Down analizando a la madre durante el embarazo, se podrían ahorrar los medio millón de dólares que es lo que cuesta mantenerlos durante toda su vida (científica americana en programa japonés sobre genes).
  • Tiempos éstos de batida, tiempos de proscripción de la persona singular (E. Jünger).
  • Buscando el espíritu, esa liebre inquieta que salta donde menos se lo espera uno (Dragó).

NEGRO SOBRE BLACO

He visto las dos emisiones de este programa literario dedicadas a Trapiello.  Dragó lo presenta como el exponente más claro en España respecto a una concepción completa de lo que es un escritor. Hombre con cara de seminarista pillo, con rostro aniñado y flequillo travieso. Dice que es de familia típica castellana y tiene algún antecedente familiar literario.

Citando a Jünger dice que los diarios  son escritos fragmentarios del hombre herido. Mientras que la novela sería una síntesis de fragmentos. Su novela preferida es el Quijote y le interesa la figura del perdedor. La guerra civil se sigue librando en el interior de cada casa española y dice tener la ambición de escribir la novela definitiva sobre la guerra.

Ante la pregunta de si se siente ignorado o ninguneado responde citando a Gracián que la queja trae el descrédito. Se define como un soliario que no esquivo. Dragó comenta el dicho machadiano: triste, solo, cansado, pensativo, viejo… Trapiello añade aquello de Nosotros los solitarios…, que dirá Nietzche y comenta que casi todas las obras con valor la han hecho solitarios. Cita las cinco condiciones del pájaro solitario según S. Juan: rama alta, pico al aire… Habla de la conveniencia de crearse un siglo propio para sobrevivir.

Luego hay bastante chismología político-artística. Cuando publicó Las tradiciones fue mirado con sospecha pues esa referencia no estaba bien vista y se asociaba a cosas rancias. En su último diario Do fuir hay banderillas para ciertas vanguardias como ya hiciera Boadella o su amigo el pintor R. Gaya: las puntas de genio se roman con la invención.

Acusado de casticista porque le gusta Galdós o Gaya. J. Ramón Giménez fue criticado por Gil de Biedma por ser señorito y Machado por Gimferrer por ser poeta para maestros de escuela. Con sentido común en su diario no pone ciertos nombres y aparece una X pero Dragó los desvela y Trapiello se siente incómodo.

Una puya para Valente que a su pretendida visión mística y unitiva opone la purgativa: cortar el ayuno con morcilla de Burgos. Otra para Saramago de quien dice que es narcisista en sus diarios y que es una falacia eso de que prefiere ser comunista a Premio Nobel, pues si le dieron el premio fué por ser comunista.

A continuación denosta la tiranía de la crítica (Bloom, Steiner) y de la publicidad. Según él hay dos estilos en España el cervantino que reivindica y el quevedesco que sería el barroco. Pío Baroja es escritor suyo de cabecera aunque como persona era algo desolador. Reivindica a Galdós que nada tiene de garbancero. Propone la recuperación de escritores ganadores en la guerra pero perdedores en lo literario como Sánchez Mazas, Foxá, Cunqueiro, Plá y Juan Ramón Giménez. Total que se le nota a Dragó la alegría en el cuerpo: éste es de los nuestros.

Cuando sale a la palestra Alberti la cosa ya adquiere tintes sectáreos al salir a relucir las checas y demás. Y es que todos los escritores jóvenes en la guerra estaban a sueldo de un bando. Dragó le comenta que nota una vena justiciera en sus escritos.

Para acabar  glosa sus modelos literarios que son, Cervantes, Tolstoi, Galdós, Dickens, Machado… Concluye con que el paraíso está en todos lados y que sólo es posible huir hacia dentro de uno mismo. Dragó lo despide citando a Kipling: Tú y yo somos de la misma sangre.

——————

Veo otro Negro sobre Blanco esta vez el invitado es A. Gala.  Este popular escritor cordobés autor de las interesantes Cartas a los Herederos y La Casa Sosegada ha escrito una especie de testamento vital con El Imposible Olvido. El libro tiene connnotaciones salvíficas y orientación un poco en la onda de la nueva espiritualidad.

Minaya es una especie de Mesías que visita a Baltasar Barahona para anunciarle que hay otros mundos como éste en el universo. Que no hay muerte, que luego hay otra vida. En el amor hay una pulsión de muerte: eros y tánatos.  Minaya se asombra de los logros culturales y artísticos y de la postración social. Hay una ataque soterrado a la tecnología. La vida es rito de paso. Solución al callejón actual de la humanidad, el andrógino. Respuesta a las tres preguntas típicas, la búsqueda del creador.

—————-

Esta vez el programa está dedicado al libro de Saramago La Caverna. Con esta civilización de la máquina el ser humano es descartable. Todas las revoluciones acaban convirtiendose en transferencia comercial. Volver a la filosofía. A donde nos llevan… yo sí se quien nos lleva. Cambiar las cosas desde dentro, en esta coyuntura es una utopía. Se habla de reconectar los cerebros y del andrógino como posibles soluciones.

CINE

La jauría humana de Artur Penn: Excelente película, adaptación de la novela The Chase de Horton Foote que que he visto en el programa de Garci junto al posterior coloquio.  Los temas centrales son el poder, las masas y los chivos expiatorios. A los americanos no les gustó cuando se estrenó pues ponía demasiado a la vista sus defectos. Tiene razón Prada en el coloquio cuando comenta que encuentra demasiado sobrecarga de detalles que aluden al ambiente desquiciado que se va formando. Aunque las caricaturas pueden ser más efectivas. De hecho en la actitud moralizante de la película se intuye la actitud crítica hacia el capitalismo de la guionista L. Hellman. La he visto por la referencia que hace R. Bach de ella en su libro Ilusiones. Tienen razón los protagonistas de éste libro, es una buena película.

DOCUMENTALES ETNOGRAFICOS

Los machinguengas del Perú

Anoto en éste particular libro de contabilidad algo sobre el capítulo de la magnífica serie Otros pueblos dirigida y presentada por Luis Pancorbo dedicada a los machinguengas de la Reserva de Manú, en la zona amazónica Madre Dios de Perú.

Supongo que si por algo es conocida esta tribu se debe a su aparición como paralelo en la trama del estupendo libro que leí hace ya algún tiempo de Vargas Llosa, El hablador, cosa que menciona Pancorbo.  

En el documental se muestran tareas cotidianas como hacer presas en el río  para pescar con venenos vegetales o cazando animales, el tabú de la primera menstruación, en el pequeño dispensario médico o una conversación con el chamán que habla sobre su particular mitología y cosmogonía en la que se perciben rasgos cristianos sincréticos. También aparece una ceremonia con consumo de ayahuasca, droga alucinógena que permitiría la comunicación con otros mundos.

Un momento emocionante del documental es la llegada a la civilización por primera vez de un grupo que vivían dispersos por la cabecera de la cuenca, empujados por la gripe. El presentador habla del choque cultural que inevitablemente soportaran y se pregunta con sensibilidad junto a unos niños del grupo, como será su futuro. Se calcula que quedan unos doscientas indígenas no contactados viviendo totalmente al margen de la civilización en ésta zona.

Ceremonia iniciática de los aborígenes australianos

Documental italiano de gran calidad donde aparece un rito de iniciación de muchachos aborígenes a la edad adulta. Es en la región de Kimberley al noroeste de la isla en torno al Parque Nacional de Bungle-Bungle (Australia).

El documentral empieza haciendo una incursión en la mitología indígena y su fascinante interpretación particular de los orígenes. A partir del primordial tiempo del sueño, se difundieron y expandieron los espíritus ancestrales encargados de la formación de las distintas partes de la tierra, accidentes geográficos seres, plantas, etc… Por tanto al muchacho en la iniciación se le prepara para la regresión a ésta época primera, para tomar la fuerza de estos espíritus generadores. Para ello se le prepara mediante danzas nocturnas al son del instrumento de viento jideridoo y la vigilia.

Los danzantes con ritmo trepidante y adornados con trazos de pintura blanca entran en una especie de trance. Una vez preparado el joven, los ancianos trazan el camino que deberá seguir con el adulto iniciador hasta la Cueva Sagrada de las Montañas Bungle-Bungle. Su conciencia está ya alterada merced a las fuertes impresiones recibidas. Maestro y aprendiz inician el periplo que les llevará  a su lugar de destino prefijado. Se les vé pasar junto a un árbol baobab, símbolo de la sabiduría y la vejez, pues es capaz de acumular agua en su gran tronco, para disponer de ella en la estación de sequía.

El muchacho observa en esta marcha una serie de tabúes como no tocar agua, o cantar pues ahora es impuro. Mientras se alterna esta secuencia con la de un anciano pintando un águila (animal totem). Los canguros son otro animal de gran resonancia mitológica. Su origen está ligado a la existencia de una vieja madre con las piernas heridas que guarda a su prole de otra mujer celosa.

Por fin llegan a la cueva sagrada en medio del gran complejo de sierras rocosas de raras formas. Allí les espera el jideridoo que será una vez más tocado. A su vuelta el joven va cubierto por unas ramas de eucalipto y así aparece  en su nueva toma de contacto con la tribu, ya como adulto, con los secretos iniciáticos desvelados.

Paralelos ibéricos

He visto otro interesante documental de tipo etnográfico, de gente reviviendo los antiguos trabajos forestales en la Sierra de la Demanda burgalesa en torno al pueblo de Quintanar de la Sierra. Se les ve utilizando las viejas carretas y guisando delante de una caldera. Tienen por indumentaria y aspecto físico rasgos vascones y es que aquella zona  en la vertiente sur de La zona  de Ezcaray riojana fue vasquizada desde antiguo como atestigua la toponimia.

Pues bien dichos actores reviven la preparación de una vieja comida llamada ajo de carreteros, lo que me recuerda nuestro ajo de aserradores paisano y aporta otro indicio sobre los viejos contactos entre economías montañosas afines, vía rutas de la trashumancia u otros aconteceres históricos.

PENSAMIENTOS

Interrelacción de las partes con el todo, una tarea.

Un problema español o global, la unilateralidad, que se traduce en incapacidad de entender al otro. Aun con buenas intenciones se producen choques inevitables. ¿Mentes globales?, qué cosas.

Cuesta algo soportar el dirigismo paternalista de los media, ese no tenemos apaño. Mientras parece que nos entretuvieran con los anuncios publicitarios hasta que llegue el día o la fórmula matemática en el que el hombre no tendrá que tirar de la piedra.

Los geómetras roban espacio a los sutiles. En desacuerdo con la siglalización de la vida. Es el reino de los especialistas.

Adaptación de lo pasado a lo futuro que pretenden los artistas.

Desconfianza hacia las instituciones.

Los que están en el tajo cada día, los que sacan las castañas del fuego.

A menos conciencia, menos resistencia ofrece el muro del tiempo. Las piedras no conocen el tiempo.

Vámonos al trópico a ayudar a esos pobrecitos, que aquí no hay quien viva. ¿Caridad para con los menesterosos, es justicia social? Granada tierra de la caridad.

Vida nómada, más acorde con la naturaleza del espíritu que es algo inquieto. Como la vida.

Heliotropo, girasol que se torna hacia la luz.

Esencia y apariencia. Básico.

Sobre Toponimia

Al leer sobre el mapa ciertos topónimos especialmente sonoros, que designan lugares recónditos sentimos la fascinación y el misterio que asociamos a los orígenes, cuando hubo ese algo indiferenciado en supuesta comunión perfecta con el medio natural, es el mito del paraíso primigenio. En ella participa el símil que hacemos de manera más o menos consciente con la feliz etapa infantil a la que identificamos con aquellas doradas edades del hombre pasadas. Es el bosque originario de que nos habla Juaristi. Peligrosos territorios éstos si nos dejamos llevar ingenuamente por esas engañosas asociaciones como nos señalan los noticiarios de la actualidad.

Se me ocurre un topónimo prototipo de la sonoridad euskaldun no saliendo de aquel referente territorial: Azkoitia, ¿por qué se nos antoja representativo?. Sus angulosas letras sonoras las asociamos con el hachazo del aizkolari y a las angulosas formas de las caras vascas recortadas bajo el vértice de la montaña y del tejado del caserío. Por cierto que Arzallus es de esa zona del topónimo.

Cosas similares pueden aparecernos cuando miramos los mapas de otros países. Por ejemplo ante topónimos como Ramastué, Urmella y Arasán en el Solano ribagorzano o Bergua, Basarán o Sercué, todas en el pirineo aragonés. En Suecia Arvdalen, Trollhättan, Bollnäs o Lidkoping. En Inglaterra, Blackbury, Winchester, Leeds…

Pues bien ante estos topónimos en seguida hacemos una serie de asociaciones mentales que nos ayudan a identificar, diferenciando, la realidad de un país, aunque haya mucho de mixtificación. En el caso aragonés podemos sentir rusticidad, independencia y fortaleza. En el caso sueco, exotismo, diferencia, aislamiento, extrañeza o misterio.

Y qué decir si nos vamos a la toponimia aborigen australiana o la de los bosquimanos del Kalahari (Kung-san). Es como si dichas palabras fueran ventanas a otras realidades, más o menos intuidas, en función de nuestros deseos. Pero no sólo eso, cada lenguaje es un universo particular. Hay muchas palabras que son difícilmente traducibles a otros idiomas pues designan una muy particular realidad. Por eso hay que lamentar que desaparezcan lenguajes y dialectos. Se pierde diversidad.

Ventanas hacia nuestro pasado, hacia nuestras raíces, encontramos en los términos ibéricos, nava, vega, sel y bárcena. Todas designan cualidades de la tierra de gran importancia para la supervivencia de nuestros ancestros. Por tanto nos hablan de sus preocupaciones cotidianas. Así los conocemos.

Nava es topónimo muy frecuente en la cordillera central. Aunque extendido por toda la península. Por el sur penetra en Jaén hasta las sierras de Cazorla. Es una reliquia indoeuropea precéltica que viene de naus, con la acepción de nave y alude a dicha forma que encontramos en llanuras rodeadas de sierras donde se acumula agua. Vega viene del vascoibérico baika, voz prerománica. En vasco (h)ibai, que viene de esa raíz, designa al río. Vega identifica a llanuras regables. Sel es palabra local que se utiliza en la zona cantábrica para designar a una pradería destinada para llevar al ganado a dormir. Proviene del vascoibérico sele (conservado en el vasco actual como zelai) y es raíz que encontramos en la formación de topónimos como Solórzano, Selaya, Sel… Bárcena es otro término prerománico que proviene del céltico bargina (de donde viene también varga) y designa en la zona cantábrica al prado cercado inundable.  Lo encontramos en numerosos topónimos en dicha zona.

Bien, ésta es una pequeña muestra ilustrativa.  Siguiendo ahora por  nuestra zona meridional, en mi particular deambular de trotamundos por caminos y mapas he tropezado con enigmáticas palabras.  ¿Qué extraña tribu se aposentó en las Sierras de Segura (principalmente de Albacete) y dejó topónimos como Nerpio,  Sege, Beg, Miller, Yeste, Yetas, Tús, Sujayal, Tindavar, Vizcable, Vites, Boche, Moropeche, Arguellite, Graya o Gontar?

Quizás sea una  de esas engañosas ensoñaciones, fruto de nuestra sugestionable imaginación y sus raíces sean del todo convencionales. Veamos, aquí expongo algunas de mis pesquisas al respecto. Miller vendría de millar, que es en dehesas espacio para mil ovejas. Tús quizás venga de tusón que es vellón y tusar que es esquilar. Sege de segallo (aragonesismo) que es cabrito. Rala de ralea, excremento. Tindavar de tina y tinada como recipiente, tinaja y establo. Beg de beige que es el color de la lana, más aventurado sería relacionarlo con el celta berg, montaña. Vites de vitela, piel de vaca. Todas tendrían ese sello ganadero que es tan propio de la región.

Otras serían Arguellite de arquellar-se (aragonesismo), desmedrarse por falta de salud. Yetas de lleta, retoño, brote. Vegallera de vega y llera, cascajar. Huebra como yugada y barbecho.  Graya de grajilla. Boche de buche, asno. Jartos de sajadura, jarropa y Nerpio de nervio. Es decir que esa posible tribu legendaria aposentada ahí sería más bien latina y de andar por casa. Son sólo hipótesis de aficionado. Pero eso sí la fonética es sonora y los nombres aparecen poco castellanizados, es posible que el sustrato mozárabe sea una clave.

En la zona más esteparia del llamado ahora Altiplano granadino, por la zona de Benamaurel como epicentro, encontramos, principalmente designando a cañadas, muchos topónimos con la raíz maci, tales como Macialcan, Maciaragonza, Macimuza, Macilagea, Maciamolá, Macilate, Masiazanobre, y otros parecidos como Mazaruca o Mazarra. Parecen de raíz árabe, posiblemente vengan de mazarí (baldosa), aludiendo a un tipo de suelo. No hay que olvidar que Benamaurel mismo es topónimo árabe. Son tierras desérticas donde abunda el esparto, son los llamados albardinares (arabismo).

Bueno terminemos esta pequeña excursión toponímica dominguera esperando que algún erudito algún día nos ilumine al respecto. Ah! y qué decir del enigmático Tanascar, antiguo topónimo hoy en deuso que designaba a las sierras en torno a La Sagra, que según Robles Zaragoza sería de origen céltico hispánico y que tendría tan amplias asociaciones.

Organización territorial del sur y sureste

Y dale Perico al torno. Un tema que ya me cansa pero es que no está resuelto ni se  ven visos alentadores. Me hace gracia oír cosas relativas a lo que logramos los andaluces el 28 de Febrero. Lo que lograron los de Madrid para arriba, habría que decir más bien. Delimitar una serie de territorios dudosamente cohesionados desde todos los puntos de vista para reserva de mano de obra barata con el apoyo de los ocasionales juegos de artificio de las subvenciones.  Una España diseñada en función de los requerimientos de las autonomías más ricas del norte que encima serían las oprimidas, sólo ellas.

Mientras, otras zonas del sureste, Andalucía Oriental y Murcia han sido desfavorecidas con el nuevo mapa regional.  De ser españoles de segunda en lo real hemos pasado a serlo de tercera o de cuarta, muy alejados de cualquier centro de decisión importante y sometidos en ésta zona oriental al castrante poder sevillano. Una capitalidad de una extensa región creada artificialmente. Si Granada es asimilable al nuevo mapa, no lo veo así con otras zonas más orientales que quedan totalmente desvertebradas de su capital autonómica.

En mi opinión, el ensayo autonómico en nuestra zona, ha sido totalmente ineficaz e insuficiente cuando no contraproducente. Y que conste que no lo veo sólo como un problema de tipo económico como constantemente insisten los mandamases y medios de comunicación locales. Ya se sabe lo sensibles que somos para que no nos toquen la cartera. No, es algo cultural o antropológico.  Sevilla es otra tierra, simplemente.

A la hora de echar culpas por este estado de cosas, buscando responsables se insiste por aquí en hacerlo con Sevilla. Cosa con la que no estoy de acuerdo, si bien es cierto que allí hay una clase política muy voraz. Pero y qué decir de la apatía, el desdén, la cobardía, la mezquindad, pasotismo de que ha hecho gala ésta parte oriental.  Tenemos lo que nos merecemos o se merecen.

Se me ocurre que para tratar de comprender en lo posible esta situación, no justificándola, habría que pensar en la diversidad  cultural y étnica que nos conforma producto de una historia compleja y es que es ésta tierra de mestizaje y por tanto no tan homogénea como nos quieren hacer creer. De la unidad sale la fuerza como es sabido y estas son regiones  mosaico en sus gentes, nada dada al sentimiento de colectividad y comunidad, donde la desconfianza hacia el vecino ha sido moneda corriente, pero toda cruz tiene su envés.

Los signos de los tiempos

Zonas destinadas a tierras de cultivo, barbecho y libres. Hoy la noticia es el fallo del automatismo. El término violencia de género contra el que escribió algo Javier Marías ya se ha generalizado. Una sospecha, para que el mundo funcione hacen falta los convencionalismos, los lugares comunes, las mentiras admitidas…

Dice un busto en un programa televisivo que al empresario valora en el aspirante que esté casado, pues ello implica estabilidad afectiva y que la mujer esté libre de obligaciones familiares. ¿No es eso una contradicción?. ¡A sus pies señor empresario!, ¿que más he de cambiar en mi ADN, para que mi perfil sea compatible con lo que busca?.  Por cierto la televisión es la de Canal Sur,  con preponderancia de carácter socialista entre sus dirigentes.

“Se ha colocado en mi pueblo de policía local el más tonto”, oigo comentar a alguien. No es extraño, a la norma les gustan los tontos. Esa es la solución que parecen insinuar los poderosos para los males del mundo, que sólo haya tontos, no hay más que ver lo que promocionan los media.

El haz de leña

El remolino que causa el frío en el grupo tiene una medicina que el viejo pone en práctica con entusiasmo, de manera casi ritual, con el empuje y el gozo de entregarse a algo sellado con fuego en el tuétano de sus huesos.  Con agilidad, de forma sigilosa, ha ido apilado un haz de finas ramas secas y les ha metido fuego con el aplomo y el misterio acumulado por todas las generaciones que le precedieron. Sorprenderse por lo más sencillo parece ser el signo del forastero. Este acto tan simple se cierne sobre el grupo como una fina campana trasparente que doblara con un único son. ¿Es sólo sentir el influjo del inconsciente colectivo?. También el comprobar la precisión de la rueda de la vida y su autonomía. El vislumbrar que hay algo que se nos escapa por completo.

Infancia

H. Hesse, en el capítulo autobiográfico Mi infancia de su obra Herman Lausher refiriéndose a sus primeras impresiones en contacto con la naturaleza escribe: Cuando pienso en esto, me parece que todo lo que de valioso he visto más tarde con mis ojos o poseído en mis manos, así como mi propio arte, valen muy poco en comparación con el esplendor de aquel pasado. Es la incomparable felicidad que siente en su deambular en libertad por aquel prado de su niñez. Es su particular paraíso perdido que nos recuerda el esplendor en la hierba wordsworthiano. Luego apunta el contraste que encuentra entre esta fase y sus posteriores vivencias escolares llenas de asperezas y brusquedades.

Por su parte Dragó también en su libro La del alba sería evoca con nostalgia su particular paraíso perdido:  que para mí y para muchos es la infancia. Escribe en este libro que la infancia es el único período de espontánea plenitud espiritual en la vida del hombre y que luego viene la decadencia y el declinar irremisible, que sólo saben evitar algunos afortunados. A continuación añade con pena que la pedagogía del sistema contribuye a rebajar o mermar la potencialidad de ésta etapa, tan importante para el devenir de la persona.

Cuando creces, prosigue, se produce la desintegración de la conciencia y la certeza de la unidad cósmica. Sin entrar en las implicaciones esotéricas que éste escritor hace, lo cierto, es que son visiones que no son ajenas a mi experiencia. Mi particular prado fue un gran patio en la parte trasera de la casa, frente a un gran parque, que tenía tapias que saltar o donde excavar  agujeros, albaricoqueros donde subir y animales como cerdos y gallinas para observar. Mi experiencia escolar primera con las monjas del pueblo fue buena, no así en el colegio de la ciudad donde las incomodidades, asperezas y choques eran cosa más usual  y estaban al la orden del día como la experiencia antes descrita.

También me llama la atención respecto a lo que escribe Hesse sobre los sentimientos de vergüenza que retiene de esta etapa con respecto a diversas situaciones relacionado quizás con su educación pietista, cosa que tampoco me es ajena.  Sea como fuere y consciente de los déficits educacionales institucionales que sufrí estudié Magisterio quizás para resarcirme y también porque me atraía ese mundo infantil. Aunque yo sabía que no sería maestro, por lo menos tal y como estaban las cosas entonces.

¿Y qué decir de la pedagogía actual? Pues que sin querer ser agorero, cuantos más libros de psicopedagogía son escritos más parece que el sistema escolar hace agua por todos sitios. No hay que estar más que al tanto de las noticias. Y es que por mucho que se quiera perfeccionar la educación, si es el sistema mismo el que falla, basado en la competitividad de mercado, las cosas no pueden desligarse de su contexto, de su sistema de valores.

Sí recuerdo experiencias escolares parecidas a las descritas por Hesse en ese escrito. En particular hay un pensamiento propio de aquella etapa que las resume: ¿tan difícil es que nos entiendan los mayores?. Y claro está, también guardo en mi memoria de esa etapa colegial bastantes momentos buenos y de entusiasmo, sobre todo en juegos.

Los gatos

Como buen piel roja, este domingo de mayo me he lanzado a la calle en busca de signos, señales, indicios que me orienten en el mapa del tiempo y del mundo. Me deslizo como los gatos, sigiloso, atento a los detalles para entrever los trazos ocultos de la canción, en que dirección corren los vientos, por donde van los tiros. Atendamos a las señales ambientales, desde la paulatina transformación de los solares por las constructoras  a otra clase de indicios.

Los gatos son unos bichos ante  los que se suelen tener sentimientos ambivalentes: por un lado son una maravilla de la ingeniería, extrema agilidad, gran elasticidad, oído superdesarrollado, pelos del bigote muy sensibles que le sirven para orientarse y esas pupilas de dilatación tan plástica y adaptada a ambientes nocturnos. Cuando llega la noche, están en su reino.

Por otro lado tienen ese carácter depredador y misterioso típico de los felinos. A los gatos les gusta la caza, viven para ella, su presencia para los roedores es inquietante… Son capaces de adaptarse a los ambientes más inhóspitos, desde la Antártida a los desiertos australianos, donde los aborígenes dan buena cuenta de ellos, pues se los comen.

Pues bien esta mañana como tantas otras domingueras me he deslizado de forma gatuna para delimitar mis territorios de caza (de otro tipo si se quiere, pero caza al fin). El itinerario suele ser el mismo los domingos, me he encaminado en dirección al pequeño pero magnífico nuevo parque en éste enjambre de bloques de pisos que me rodean. Un poco antes de llegar a él he observado una nueva tienda llamada Drugstore que es un sitio para alquilar pelis o mejor una sucursal de la industria del entretenimiento del imperio.

Sí, no hay que ser Sherlock Holmes, estamos en primavera. En el castillo del pueblo costero las amapolas, viboreras y campanillas con el ruido de fondo de los castañazos de los tambores de Semana Santa bien me lo anunciaron hace unos días.  Como la floración rosácea del árbol del amor, también visible en la capital de la provincia, en los paseos de las nuevas urbanizaciones vecinas.

Sigamos con el nuevo ciclo que se anuncia en tantos detalles.  Ya los andares y los ademanes van tomando cuajo, van echando pachorra, con el noble propósito ecológico del ahorro energético pues una mayor energía ambiental calorífica aumenta la fricción. Es la adopción de un nuevo ritmo vital que acaso aquí en el trópico costero sea de piñón fijo y es que un servidor es de otras tierras. Sea como fuere ya estamos propiamente en el país de la garbana.

Llego al nuevo Parque Fernández Piñar donde han plantado margaritas, espliego, cantueso, lirios y acanto, planta ésta última típicamente alhambreña, como lo es la estructuración del parque con sus canalillos de agua corriendo y sus fuentes. Es una muestra de que cuando se quiere se pueden hacer bien las cosas. Lamentablemente los dos pilares de beber agua ya se los han cargado.. Una pequeña muestra de nuestra miseria espiritual indeleble. Como la de los pequeños arbolitos partidos. Pero no vamos a entrar ahora en las posibles causas de ello.

Desde allí vuelvo la vista al solar de viejos hangares ocupado como centro de actividades variadas por unos jóvenes vinculados al movimiento alternativo. Ayer leí que habían sido desalojados estos okupas anarquistas. Cuando he echado una vista a sus actividades en un algún cartel me han parecido gente culta, concienciada y combativa para nada lumpen. Luego dicen que la juventud, para unos que se mueven…

En fín, prosigamos nuestro deambular, desde allí sigo hasta la nueva iglesia de los Agustinos. Me gusta el material de construcción con que está hecha, el ladrillo rojo y la pequeña torre campanario. En lo demás compruebo que hay demasiadas líneas rectas. El interior dicen las personas mayores que parece un puticlub por sus murales pintados en tonos azulados. A mi me dicen ni fú ni fá. No entro, paso de largo.

Adyacente al anterior edificio se está levantando una especie de complejo cultural con visos de circo. Allí se han cortado varios árboles grandes que había junto a la iglesia, me pregunto si no podían haber sido salvados pues esa zona no está destinada a la construcción y ha sido pavimentada. Sigo en dirección a la glorieta de la esquina (my secret corner), pasando junto a las agradables nuevas urbanizaciones de la zona.

En estás nuevas areas residenciales están creciendo las zonas destinadas al verde. Setos de pitosporo y piracanta (con su espectacular floración blanca), varias especies de acacias, magnolios, laureles, plátanos, arces nebundos, cinamomos (que exhíben su vistosa floración lila), álamos blancos, morales… En la glorieta siempre aparecen tiradas botellas de whisky, vasos y cajitas de pollo picón a poco espacio de los contenedores de basura.

Desde allí cruzo la autovía por el túnel para proseguir por el carril bici dirección a la rotonda de Hipercor.  En esta zona hay un conjunto de cuatro o cinco cortijos bien rehabilitados con parcelas adyacentes para cultivo. En el muro separador de uno de ellos y el carril bici hay pintadas fachas superagresivas. Me digo que el autor debe tener problemas sexuales.

Prosigo por el agradable paseo del carril bici que está flanqueado por nuevas plantaciones de árboles, morales y algún árbol del cielo. Y ya vuelvo a la colmena de pisos donde vivo. Subo entre aligustres raquíticos plantados junto al centro comercial (se vé que no les gusta la compañía), y allí en uno de los bancos me siento a leer el periódico.

Qué fea o mejor horrible, era  la típica construcción de bloques de pisos de los años setenta que tengo frente a mí y que forma el grueso de la urbanización de mi barrio.  Me pongo a leer gatunamente para sonsacar indicios, señales de por donde van los tiros. Hoy es jornada electoral en el País Vasco. Esperemos que ese problema vaya encontrando una solución para que se planteen otros, pues es una especie de tapón que lo paraliza todo.

Leo que Pepa Roma dice que vivimos en la dictadura del mercado y los gobernantes son rehenes del poder económico. Interesante esta mujer de pasado hippie, con viaje a la India incluído. Hay castas. Aunque eso que comenta quizás sea un descubrimiento ingenuo suyo y lo saben hasta los niños de cuatro años.

Otra noticia, El turista espacial Tito y Unabomber, dos hombres y un destino. Vaya eso no lo pone en el periódico. Me ha traicionado el inconsciente, je, je, je. Esta sí es cierta. Dice el guitarra de Los Planetas que por aquí abajo la gente se mueve muy poco. Sí el ambiente es mortecino. A propósito de guitarras, el de REM, Peter Buck recuerdo que ha sido procesado recientemente por su actitud agresiva a bordo de un avión. Venga hombre, no será para tanto que una hostia se le escapa a cualquiera. Un poco de follón no está mal, ante tanto control.

Bueno, me levanto. El periódico no dice gran cosa, la verdad. Quizás los indicios abría que buscarlos en lo que silencia. Venga gato, deja de elucubrar. Cruzo la calle  y allí sentado en un tranco hay uno de los tontos sueltos que tiene el barrio.  Me digo que en los pueblos por lo menos tenían su función. Aquí pasan totalmente desapercibidos. Como aquel compañero de escuela, al cual veo a menudo paseando de manera atropellada, hablando sólo o pidiendo tabaco siempre enfundado en el mismo anorak rojo.  Me pregunto si no habría lugares más idóneos para él donde llevar una vida más decente. Pues esa que lleva es de perros. Oh!, chico piadoso, compasivo…

Prosigo hasta otra plaza que está en remodelación y que parece va a quedar bien. Y desde aquí  vuelvo en dirección a casa. En un alcorque hay un arbolito partido y un cartel sobre él donde pone: este árbol intenta sobrevivir. Se me antoja éste un detalle muy significativo. Esto sí parece un verdadero signo, un indicio. A juzgar por esto una revolución cívica en la ciudad no es imposible, de hecho se ha creado una plataforma con tal intención. Si bien representantes del equipo gobernante la han tildado como maniobra de la derecha.

Por mi parte hace unos días hice un pequeño gesto, puse un granito de arena. En el ayuntamiento encontré un libro sobre propuestas ciudadanas. Aunque escéptico ante tales herramientas, allí escribí: salvar lo poco que queda de la vega, entre otras anotaciones del tipo, folla y bebe que la vida es breve. Y me dije que lo cortés no quita lo valiente y que tales proclamas son muestras de miseria espiritual.

Desde luego existen otro tipo de señales a las que no somos indiferentes, ese escote por allí, esa falda por aquí, ya me entienden. A pesar del ritmo preciso de la televisión que no cambia, los ciclos naturales no paran de renovarse, regenerando la tierra. Termino mi periplo contento, con la sensación de haber aprovechado el tiempo. Una excursión instructiva, sin duda. No es menester trasponer a las quimbambas, que por otro lado ya no existen.

Impresiones quirúrgicas

Estoy en el hospital toda una mañana esperando a que vayan a recogerme para operarme del osteocondroma de mi rodilla, pasado el medio día entran a comunicarme que no puede ser y que vuelva a mi casa, que ya me llamarán. Una operación previa se ha alargado demasiado. El caso es que al volver a casa tengo el cuerpo descompuesto…

A los tres días me llaman, y esta vez sí soy operado. La antesala del quirófano tiene la temperatura es fría. El trato del personal sanitario es agradable, ya se sabe que el factor psicológico tiene su importancia en éstas situaciones. Una enfermera me hace un comentario animoso que tiene un valor especial en una situación como aquella. El ambiente entre los profesionales que me van a intervenir es muy distendido y bromean entre sí, hay complicidad. Miras las luces y de pronto chás ya estás en reanimación con la máscara puesta de oxígeno. ¡Qué sencillo!

Arriba cuando me devuelven a  mi habitación el trato difiere algo. Medio atontinado por la anestesia general, tengo ganas de orinar y sin caer en que se puede hacer en el recipiente correspondiente, intento levantarme para ir al servicio. Allí sufro un desmayo y me tumbo en el suelo ayudado por mi hermana rodeado de mucha gente que me mira. Acuden más curiosos de otras habitaciones para presenciar el espectáculo: míralo, si es que todos quieren irse corriendo, dice una trabajadora mayor. Luego sube un médico y me pone otros puntos en la herida pues se ha abierto en el percance. Mientras una auxiliar de clínica me refresca con una esponja la espalda, me comenta que los puntos que me ha dado sin anestesia  ha sido por levantarme…

Bueno, pues salvo éste percance, por lo demás bien. Me enseñan el trozo de huesecito cortado que a modo de espolón me había crecido en la zona de la rodilla. Buen espinazo para la olla ha salido de ahí, le comento a un hermano.

Un joven compañero es agricultor de Castillo de Locubín. Es dinámico y de ademanes rústicos y vé en la tele Brigada central, serie  que me comenta  que es buena y además española y Gran hermano. Se vé un tío sanote y espontáneo, que bromea de continuo. Le pregunto si ha oído hablar de su paisano D. Rufino Peinado, el último carlista andaluz. Me mira con cara de extrañeza, ¿quién?… ¡Qué no mejor le hubiera aprovechado esa lectura que esas series tan entretenidas!

Maitena

Y después de lo malo, lo bueno: una comida en el ventorro rural rehabilitado en lo que fue la estación de Maitena. En mi caso he pedido conejo frito y papas a lo pobre, en la de mis acompañantes familiares, plato alpujarreño, choto o cordero.  Sentados en este agradable sitio bajo las sombras de unas adelfas en un mágnífico día primaveral y mirando las peripecias  de los graciosos sobrinillos sevillanos.

Gracias al garrote que llevo puedo bajar al río, pues mi pata operada no me deja hacer mucho movimiento. El río está acondicionado como piscina natural en verano aprovechando unas pozas formadas en su curso y hay terrazas adyacentes donde poner mesas. Sí le han sabido sacar bien la pringue al sitio, con imaginación se pueden hacer muchas cosas.

Nos sentamos a digerir la comida pesada junto al río, que forma remolinos donde corren mil colores. El pantano está a rebosar de agua, como nunca, pues no se ve la línea límite. Se ve movimiento en todo lo relativo a turismo rural, con nuevas iniciativas.

Un sueño significativo

En bar de pueblo del Marquesado, miro sobre unas mesas: sí eso parece una zalona y eso son secas. Mi mochila y la máquina de fotos la ha llevado un acompañante a la casa parroquial. Hay una boda típica junto al pórtico de la iglesia. ¿Y la cámara de fotos?. La casa parroquial es una boca de túnel inhóspita, allí vive una mujer. Al final aparece una luz, busco la máquina en esa dirección y llego a una sala-factoría supermoderna. (De nuevo pérdida)

La moral

Quien se queja se desacredita es una cita que he oído recientemente, y en lo que a mi respecta va a misa. Aunque también está aquella otra de quien no llora no mama y esto a juzgar por lo que ve uno en algunos programas lacrimógenos televisivos, quizás sea más efectivo en ciertas coyunturas y ámbitos. Llama la atención el poco pudor que muestra la gente que aparece de tal guisa ante la cámara  contando esto o lo otro íntimo y el espectáculo que supone para quien se encuentra recostado en su sillón asistir a una de esas sesiones  gratuitas de pornografía sentimental. Y así el espectador que se alimenta de la desdicha ajena, piensa, bueno después de todo yo no estoy tan mal.

Recuerdo el caso de una mujer extranjera que se quejaba en un reality de estos, que hay que ver, que como es que siendo una mujer joven y guapa no había podido encontrar trabajo en España. Y de ésta manera se insinuaba que a ver donde estaba el empresario valiente, que le echara una mano, corrigiendo este entuerto. Pues, parece ser que ahora está de moda salir en televisión para pedir trabajo. Habilidades sociales que llaman los psicólogos a este proceder de lameculos. Tropas de trepas.

En este ofuscado arrebato moralista doy testimonio de otras cosas vistas u oídas últimamente: los funcionarios saben pelar las gambas con una mano. O, en cuanto a un tío le dan una subcontrata lo primero que hace  es comprarse una hormigonera y un mercedes, conozco muchos casos. O, en este negocio se trata siempre  de arreglarle a un tío una teja y dejarle otra descolocá. Humor sobre la picaresca y la chapucería laboral patria.

Una conversación al respecto oída.

  • Pues menuda invasión de trabajadores agrarios forasteros estamos teniendo por allí.  Como la gente que no quiere trabajar en el campo gracias al PER que es la picaresca normalizada, porque mucha gente trabaja por su cuenta y cobra el paro.
  • Bueno, el PER estuvo bien al principio pues había muchos trabajadores en el paro, pero luego ha ido degenerando. En el futuro se arreglará.
  • Pero la gente antes tenía vergüenza para hacer triquiñuelas y ahora es descarado. Muchos trabajan sus tierrecillas, tienen doscientas ovejas, animales de granja, su huerto y hasta dos coches, y cobran el paro.
  • A ver si va a ser cierto eso que nos dijeron por el norte de que por aquí la gente se compraba sus coches con el subsidio agrario.
  • ¿Bueno, y no se hacen inspecciones para evitar los engaños?
  • ¿Inspecciones?… ¿Pero existe eso acaso?.
  • Allí está esa Murcia vecina, donde no hay PER y va para arriba. Allí si quieres prosperar tienes que trabajar, así de claro.
  • Sí a las siete de la mañana ya están los comercios en movimiento. Hay alegría de ver el dinero correr.
  • Mira lo que pasó en el pueblo, pusieron una industria para empaquetar las lechugas en origen. Pues tuvieron que cerrarla porque la gente dejó de ir.
  • Toda esa zona del Levante está invadida por africanos y sudamericanos y están penetrando hacia aquí. Hace poco ha llegado un negro pidiendo trabajo sólo a cambio de comida a un cortijo del pueblo, pues es indocumentado. El dueño allí lo tiene para que le ayude y vigile la propiedad y resulta que es una bellísima persona. Hace poco fue la guardia civil a buscarlo y el dueño lo tuvo tres días escondido entre las alpacas, donde le llevaba la comida.
  • O fijaros en aquella que le alquiló la casa a dos inmigrantes y ya hay quince.
  • Resulta que el alcalde ha favorecido de tal manera el empadronamiento de gitanos foráneos que la mitad del pueblo es ya de esta raza. Yo digo que si el alcalde actual es medio gitano el próximo va a serlo completo. Se empadronan aquí porque aunque trabajen en los campos murcianos, pueden cobrar el PER. Y luego después de la paga los ves entrar en la joyería a comprarse esos medallones que se ponen… (ríe).
  • Por eso no hay alternancia política. El subsidio lo impide, pues hay una relación de interés muy estrecha..
  • Pero bueno no vamos a hablar sólo de los chicos, que en un pueblo vecino hay cuatro hermanos que son los dueños de una hacienda de gran extensión. Pues bien, uno se ha hecho registrar como propietario de toda la finca y los otros están cobrando el paro.

¡Absalom, absalom!

Escribir

Porque existe la necesidad física de hacerlo de vez en cuando. Para poner orden en la vida de uno. Para no perder el norte y ser tú mismo. Para solucionar los asuntos (es broma). Para ejercitar la mente y engrasar las neurones. Para conocer y  conocerse. Para que no te la den con queso. Para luchar contra el tiempo. Para entretenerse. Para educarse. Para no olvidar  lo que no merece ser olvidado. Porque sí. Y para que un día desaparezca lo inscrito pues no hay voluntad de permanencia más de lo que sea conveniente.

 El cronista amanuense

Publicado por Ramon Martinez Girón

Hice Magisterio y soy monitor de educación ambiental. Me gusta la montaña, la etnografía, la literatura y el arte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: