Cuaderno 9

(Octubre 93)

Los nuevos bárbaros

¿Cómo bajan hoy a las costas del Mediterráneo los descendientes de los antiguos bárbaros? Han cambiado los barcos por una furgoneta Wolswagen Caravelle y las espadas por navajas suizas multiuso que son más prácticas. Ya no se guían por las estrellas, utilizan mapas Hallwaag y guías turísticas Michelin. Los cuentos y las sagas heróicas han dejado paso a las colecciones de diapositivas hechas en sus incursiones con sus cámaras Nikkon. Ya no se duermen mirando las estrellas cubiertos por sus mantas de pieles, ahora lo hacen embutidos en sacos de dormir y tiendas de campaña Vaude. Utilizan botas de trekking Koflach  más cómodas que las antiguas abarcas de piel y montan ya no caballos sino bicicletas de montaña Shimano. Para los rayos del sol se protegen con crema solar Piz Buin. El mal aliento lo combaten con caramelos Ricola. Ah! y una caja de ansiolítico Lexatín nunca falta. Y tú con la envidia…

Un encuentro

Ayer salí por la tarde a hacer uno de esos rallyes de caza fotográfica que hago de vez en cuando. El recorrido lo descubrí no hace mucho, es entretenido. Bajando por el Cañaveral hasta la enterada trasera de los agustinos, parte en frente un camino asfaltado, que pasa junto a un colegio y en seguida cruza la  autovía por un túnel. El túnel paralelo para viandantes no tiene desperdicio. Cutrerío total en el límite de la ciudad.

Desde ahí baja el camino junto a antiguas casas de la Vega que se caen, otras nuevas, viveros, material agrícola de desecho. El verde de la vega y el desperdicio de la ciudad forman un contraste que ni cuatro filtros juntos. Sigue el camino junto a una subestación eléctrica y siguen las huertas y las casas.  El conjunto resulta anárquico. Por allí se llega hasta unos secaderos de tabaco que son tan típicos de la Vega.

De pronto el camino se abre en forma de T, uno sigue hacia la derecha que ya es propiedad privada, cosa que advierte, el otro es el que sigo.  Es casi vereda y transcurre junto a una acequia entre maizales. Luego pasa junto a una casa-huerta.

Por allí entreveo a un caminante que viene en dirección opuesta. Está como a una veintena de metros cuando de pronto veo que se para y se queda mirándome inquieto, luego prosigue. Como me interesa el retrato, la fotografía de personas tomadas al azahar en escenarios que juzgo de interés se me ocurre preguntarle si le importa que le haga una. ¡Quita, quita!, responde y da un brusco giro, apartándose. Le aclaro un poco mis intenciones. ¡Qué no quiero!, añade.

Es por arte, es por arte… es el eco que agolpa la sangre en mi cabeza. El hombre tenía un aspecto realmente salvaje, de unos cuarenta y tantos años. Andaba muy inclinado hacia delante, su aspecto era marginal. Después de hacer alguna toma de algún detalle de la zona que juzgo de interés, vuelvo sobre mis pasos.

En el regreso vuelvo a toparme con éste hombre, lleva el bolsillo lleno de nueces. “No tenía usted que enfadarse, con decirme que no pues ya está”. “Es que no quiero salir luego retratado por ahí”, añade. Lo entiendo, en estos tiempos la reserva está más que justificada. También influye el carácter de la gente de aquí.

Vuelvo por el camino, ya asfaltado y un pensamiento se me repite: En boca cerrada no entran moscas, en boca cerrada no entran moscas… De pronto siento cierto reparo por haber hablado en alguna particular ocasión.

Hilario opositor

El tema de las oposiciones es recurrente para Hilario y así se expresa al respecto:

¿Es necesario para sobrevivir pasar por esa máquina de reorientación iónica que son las oposiciones, ser marcado con hierro candente como res, como res también ser señalado por tener o no tener la pega? Alguien mide tus actitudes para repetir como los loros. Habrá que bajar las manos y protegerse para salvaguardar la dignidad.

Y ahora, me bajo del púlpito y modero mi talante:

¡Cretinos del pensamiento convergente, no nos toquéis más las orejas!. Sí vosotros mercachifles, técnicos de tiralíneas y cartabón, matemáticos de logica ilógica y cortadores de césped, envueltos en vuestras paredes y suelos enmoquetados matáis los misterios. Funcionarios asentados, airead vuestros asientos.

Los toros, la lotería y las oposiciones, qué cosas tan españolas.

Reoriento mi ritmo, moderando en lo posible mi talante, intentando escribir algo menos facilón y más sensato. Quien se justifica no convence. Sé que las cosas no son tan simples, que la gente no se divide en pura e impura pero el relativismo lleva a la pasividad y a la abulia. La llamada del corazón. Permitídme esta dulce venganza ante tanto servilismo y tanta prostitución.

El hombre empezó a ser por el movimiento, es esto lo que le dio su impronta y le diferenció de los árboles, el nomadismo y la incertidumbre. La planificación milimétrica mata la creatividad y la ilusión. Y hete aquí que esta llamada civilización ha ido cuadriculando los espacios y las mentes de los hombres, levantando barreras, compartimentando en una infinita especialización, fragmentando, disociando, separando el mundo de la técnica del de la cultura, el mundo de lo material y lo sagrado.

El hablante no se considera un reaccionario puro, aprecia ciertas realizaciones modernas. Pero se ha dejado que los especialistas sean los dueños, los encantadores de serpientes. Qué pasa con la mirada global. Donde Lug el dios celta a quien otro dios mandó a los infiernos.

Oh yo os digo, en esta caída algo afectada, que un día nosotros dejaremos de ser minoría y seremos los dueños del mundo. Porque todo el mundo está en nuestras cabezas y aunque eso nos reste energía más seguros se sienten los monos y los perros.

Y ahora es tiempo de apelar a la humildad y a la sencillez, dejando a un lado la soberbia, a que estamos expuestos por tanto servilismo e indignidad a que te somete el sistema. Permitid esta pequeña descarga a alguien que en el fondo se considera poca cosa, que tiene sus defectos, que es humano.

Pero seguro como está que el engranaje está anquilosado y en contra de la plasticidad orgánica de la vida en la tierra. Solo la solidaridad de clan, de sangre, es decir de lo orgánico restaña las injusticias que el artefacto produce. Y en esto habrá que conferir que la naturaleza no está del todo de nuestra parte y que el grande siempre se comió al chico y que el capitalismo no es más que la implantación al ámbito humano de esta primigenia ley.

Pero no es menos cierto que el sufrimiento acumulado a lo largo del tiempo le otorga al hombre una patente utópica indeleble, si bien eso no quiere decir que haya que despegar los pies del suelo.

¡Oh, qué corazón tan ahíto,

qué pulso tan flojito,

cuán cabreadito!

Porque nos tratan como a máquinas

y  nos tachan de ingenuos,

porque nos tildan de vagos y parásitos

por no habernos abierto un huequecito.

Yo Floro Recatado y mis amigos Justo Honroso y Angel Pacato nos autollamamos los Pardillos y hemos salido a escena conscientes como somos, que es mejor no tomarse las cosas al dedillo.  He aquí un poco de intempestiva corrosión para que nuestras ideas no acaben con nuestra salud.

Revitalizaciones

Un tema interesante, este. Hay varios tipos de revitalización: cultural, religiosa, política… que pueden estar más o menos relacionadas entre sí. M. Harris habla de las religiosas desde una perspectiva antropológica en Introducción a la antropología general y pone varios ejemplos de los que entresaco dos.

En el ámbito de los nativos norteamericanos de los territorios del noroeste, el profeta Smohalla conocido como El Soñador dijo haber sido convencido por el Gran Espíritu para que se opusieran a los intentos del hombre blanco de convertir a los nativos en agricultores. Sus visiones y profecías convencieron al jefe Josef de los Nez Percés que protagonizó una rebelión frustrada en 1877. Más conocido sobre este tema es el trágico episodio de Wounded Nnee y las famosas Danzas de los Espíritus.

En el ámbito europeo en la edad media es paradigmático el episodio protagonizado por Thomas Munzer. Después de instigar  la revuelta de los campesinos en la zona norte de los Alpes, se enfrentó a los señores feudales y al clero coaligado con ellos. Precursor de los anabaptistas, su teología milenarista y revolucionaria le enfrentó a Lutero. Según él, Dios le habló y le prometió la victoria, junto a otras profecías. Fue capturado, torturado y asesinado con 35 años de edad. Los anabaptistas, partidarios del segundo bautizo, enemigos del culto externo, creían en la luz interior, la poligamia…

Alcantud habla por la radio sobre éste interesante tema, desde un punto de vista antropológico. En situaciones de crisis, cambio social o épocas de vacas flacas, ciertos individuos no integrados socialmente articulan movilizaciones a través de visiones y apariciones, que dicen haber tenido, en contra de grupos dominantes. Pone varios ejemplos: criadas vascas en los años 30 o nativos educados por misioneros.

De interés las posibles relaciones con los fenómenos chamánicos o el bandolerismo. Episodios actuales desde tal enfoque cobran perspectivas nuevas, nacionalismos, sectas… Lo  de ETA parece que tenga más que ver con lo de los davidianos de Texas por su sesgo fanático y degenerativo.

Mucho más interesantes me parecen las revitalizaciones de tipo cultural o artísticas aunque pueden llegar a tener otras connotaciones si son profundas afectando a todos los órdenes. Ahí tenemos a esos chamanes de los REM que con su mezcla de revival y hallazgo (Nuevo Rock Americano ha sido etiquetado) han logrado crear algo valioso.

En su momento me produjo interés el concepto de Centro de Animación Etnográfica, revitalizador de culturas locales. Son revitalizaciones éstas más bien racionales y esta perspectiva científica ejerce hoy un absolutismo del que es difícil escapar. Reivindicar lo irracional que no se sale de parva parece hoy cosa sensata.

Hilario, intempestivo socarrón

Oh! Heme aquí de nuevo, avispados y venerados oyentes para anunciaros cosas importantes: Yo soy yo, tú eres tú, nosotros somos nosotros pero no tenemos porqué ser como todos vosotros. ¿Me explico?. He aquí mi buena nueva.

Porque éste es el fin del mundo tal y como lo conocemos y yo me alegro, y a mi cuerpo le sienta bien. Al compás de los brotes nuevos que con fuerza echan raíces, una filosofía nueva está emergiendo queridos y beodos correligionarios. Esta revolucionaria visión trata de aprovechar lo aprovechable de nuestro legado y desechar aquello que oxidado trata de perpetuarse junto a la experimentación con nueva simiente.

Gallardamente ubicados en la conjunción de las cúpulas albicelestes, parapetados tras un farallón de cacerolas, susurros y denuedos, hemos llegado a una conclusión trascendental para el orbe y para los comunes de los mortales que nos oís con no poca  y acertada reverencia. Cuanto más seáis vosotros mismos, menos será nuestra sociedad. Y ahora os prevengo: que no es la den con queso. Yo os la doy pero es con jamón de pata negra que siempre hay una distinción.

¡Oh hermanos porqué me hacéis sufrir de ésta manera!. ¡Sí vosotros, pobre plebe viciosa! Unos cuantos de nosotros elegidos estamos llamados a jugar un importante papel en el destino de nuestras patrias. Reverdecidos, amanecidos, laureados, purgados, bien alimentados y bien peinados.

En lo más profundo de nuestros corazones late la llama que mantiene viva y despierta a nuestra patria. Brillos de aureola, fulgores de grandeza destellan nuestras pupilas ante la sola mirada de nuestra historia. Porque hermanos ya lo dijo el sabio Leandro: “Cuando oigas brusquedades temprano, murmulla despacio”.

Miscelánea

  • Sin caer en el esnobismo y en el voayerismo estéril, elitista y otras zarandajas, llama la atención sin haber leído los libros el parecido de títulos como Camino de Escrivá de Balaguer y On the road de Jack Kerouac. ¿Los extremos se juntan?. No creo sin embargo que las calidades sean comparables.
  • Campo y ciudad, extraña relación, ¿ambas se necesitan?. Urbanismo salvaje: Manchester cuna de la 1ª revolución industrial, un modelo experimental. ¿Cómo son hoy allí las artes?. El rock de allí es de calidad, con sustancia, pero depresivo.
  • ¿Grandes cabezas necesitan del aislamiento campestre? Eso parece. Heidegger se recluía en Totnauberg (Selva Negra), Caro Baroja y su tío Pío en Itzea (Navarra), Nietzche en Sils María (Engadina), todas en zonas montañosas. Cordilleras creadoras de hombres, llanuras gastadoras, ¿dónde he leído yo eso?.
  • Nueva Acrópolis, sociedad exotérica de dudosa reputación la tiene tomada con los celtas: charlas sobre los druidas, mitología etc… Ha sido tachada de neofascista. Tiene su sede nacional en Granada, en el Palacio de Abrantes donde hace tiempo asistí a la charla de algún paisano.

A mí lo céltico por sus detalles estéticos, su fluidez territorial y demás siempre me ha provocado atracción. Pero al mismo tiempo siento rechazo hacia ciertos planteamientos eurocéntricos y puristas que instrumentalizan los fascistas.

De todos modos hace tiempo que dejé de confiar en lo estético que no tiene alguna finalidad más  que esa de buscar la belleza por sí misma. Y mucho me temo que ciertos enfoques  no sirven más que para hacer más sectárea y disociada la sociedad ésta. Apertura y no reclusión.

Aquí estamos en las fronteras de dos importantes civilizaciones, la cristiana y la musulmana. Esta ciudad es una ciudad polarizada por la historia y las ideologías. Puede que a veces vivir en la frontera sea duro y por eso exista la tentación de dejarse caer por una de sus vertientes.

  • La socarronería valenciana se ve que a mi tierra le llega de resfilón, porque ya en Granada esto no se entiende. Berlanga y Tip son dos socarronazos valencianos, dos distorsionadores mediterráneos. Buenas películas ha hecho el primero, sobre todo las de su primera etapa que retratan esa España tan genuina e indeleble. Las de su última etapa ya son puro esperpento y corrosión, los personajes son hablados.
  • Clint Eastwod en Un mundo perfecto señala con el dedo a su interlocutor y le dice: Usted tiene su opinión como todos tienen su culo. Un tipo duro.  Sin perdón. ¿Un mundo perfecto? ¡qué horror!.
  • Existe desproporción entre habítats normales y especiales aquí: el Palacio de Congresos es una obra emblemática como la nueva mezquita de Rabat. Aquí lo que inspira es lo grandioso y faraónico, que es lo propio de las tierras donde la esclavitud ha dejado su impronta. Una apuesta: lo pequeño, anónimo y original. Una apuesta: la libertad.
  • Un slaker (apagado) según Douglas Coupland en Generación X, uno que a los 20 años no sabe lo que quiere ser y a los 30 sigue lo mismo. Kevin Spacey dice en una película: a algunas de las personas más interesantes que he conocido no sabían que querían hacer en la vida con 20 años y a los 40 seguían igual. Goethe después de una vida de experimentación escribió: nunca se llega más lejos que cuando no se sabe donde se va.  Quien no se consuela es porque no quiere.
  • El eterno femenino, qué misterio este. Dos muestras guiris: Carson Mccullers escritora y Jo Wigs guitarrista pop. Parecen tías interesantes: inteligentes, valientes, profundas… He conocido a alguna española así. El look desgalichao de la primera de ellas parece haberlo copiado la segunda.
  • Sí las canciones de amor están taradas en su mayoría aunque claro es que hay excepciones. The one I love es más de odio que de amor.
  • Lo sencillo válido es lo más difícil, lo complicado sale solo.
  • Son una maravilla esas viejas tiendas de pueblo donde venden un poco de todo.
  • El zorro acecha desde su madriguera. Espera su momento.

Publicado por Ramon Martinez Girón

Hice Magisterio y soy monitor de educación ambiental. Me gusta la montaña, la etnografía, la literatura y el arte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: