Cuaderno 8

(Primavera 93)

Un escrito manifiesto

(30-03-93)

Tu sombra se proyecta sobre el picado asfalto de la carretera, el ritmo de pedaleo se ha vuelto uniforme. Encuentras placer en ir despacio, observando como la infinita corriente de trazos marcados en el asfalto se estrellan contra tu perfil cambiante. La vega en éste día primaveral se muestra nítida, de líneas precisas y brillantes. Es esa vega, esos espacios abiertos que tantas expectativas te crearon en tu infancia.

Observas a los ciclistas con que te cruzas. Algunos van sobreequipados a la última, bicicletas de montaña, gafas de glaciar, casco, walkman, mochila… Homo tecnocraticus. El chirrido del pedaleo llama tu atención. Al pedal le falta poco para salirse del eje. Te detienes junto a una acequia e intentas darle un arreglo provisional. Lo consigues. Paras en diferentes recodos del camino. Los pensamientos se agolpan.

Te vienen a la mente diferentes criaturas. La Yueca es personaje fantástico que siempre ligas a este escenario. Era una historia que se contaba en tu época de explorador.  Una gallina que de noche se transfiguraba en vieja y le salía al paso al caminante, o algo parecido. Otras figuras te vienen a la mente como la de los cascaborras, esos personajes pícaros y grotescos de tu tierra. Medito sobre todas las implicaciones del término éste.  Ha dado lugar a un adjetivo que se utiliza para denotar que alguien es socarrón.

Luego enlazo con lo dicho por algún pintor y alguna estrella de rock. Pero evito darles demasiado importancia, no me gusta la figura del mitómano. Todos los “ismos” son inflamaciones del sentimiento. Lo he oído recientemente y es una verdad muy grande. La búsqueda continúa, aunque creo que no llegaré a grandes conclusiones, ni falta que hace.

Luego pienso en concepto de creatividad y el parecido con crea-tu-vida. ¿Es posible crear algo completamente nuevo?. No lo sé, pero tampoco me importa demasiado. Todos los seres somos genuinos, únicos. Por tanto cualquier cosa que fluya de ellos tendrá ésta marca al margen de modas y adjetivos. Quizás se puedan mezclar cosas ya creadas y agitarlas luego pero entonces habrá que tener cuidado de que no exploten o quizás haya buscar que lo haga.

Tus meditaciones recalan luego en la figura de la cultura occidental que es el artista maldito. No me gusta ese camino, está ya muy trillado, además creo que es falso, que no existe tal como se entiende. El maldito sería una especie de esponja, alguien que se llena de toda la mierda que encuentra a su alrededor para limpiar a la sociedad a la que sirve. Es un trabajador del sistema, poco reconocido y mal remunerado.

Los cascaborras eran también algo parecido. Eran en algún caso gente peculiar. Pero pienso que siempre se puede escapar de tu circunstancia y convertir las “derrotas” en “triunfos”. Traer la luz desde la oscuridad, como H. Hesse por ejemplo. Este tipo de gente me interesa más. Eso hacen los cascaborras, su función ha cambiado a lo largo de la historia, de ser la percha de todos los palos, han pasado a desempeñar otras funciones más festivas.

Te encuentras en otro recodo del camino. Y exclamas: ¡vaya, como me cogen los pensamientos, ya estoy aquí!. Vamos a ver piensa un poco en lo que tu has creado hasta hoy, ya metido en la treintena. No he tenido hijos pero sí he plantado árboles. También he escrito algún artículo y varias libretas de campo. He construido varias maquetas de casas y otras cosas más inclasificables. Todo hasta ahora experimental, todo tratando de encauzar mi flujo, todo juego. Instinto, subconsciente o vaya usted a saber. Pasan unas hembras en bicicleta. Vaya, ya se van viendo más. España está cambiando. Pasión no me abandones.

Prosigues con tus cavilaciones. He hecho tres obras escultóricas utilizando desperdicios. Se llaman: Atrapa ese aire pillo, Suma de huellas y Nosotros todos extranjeros. Podría hablar largo y tendido sobre ellas, sobre sus aspectos simbólicos y demás pero no es el momento. En las relaciones personales también hay mucho de creativo, pero tampoco voy a analizar eso ahora, pues estoy algo cansado. Ya  estoy de vuelta, se acabó mi pequeño periplo.

Te echas en el sillón frente a la tele. Si te distraes y te dejas llevar por ella, a lo mejor, como otras veces, piensas que en realidad no existes. Esta es una sensación que puede provocar este cacharro, esta criatura similar a La Yueca en sus efectos. De pronto oyes una noticia que te hace volver en sí. Es una estadística y tú formas parte de ella. Vaya, gracias por acordarte de mí. Ya te sientes más seguro de ti mismo,  aunque no quisieras construir tu identidad en torno de esto.

Luego oyes algo sobre Maastricht, sobre los agentes sociales y aparece un documental de Somalia. Qué buena eres televisión que nos llevas de excursión.  Y tú cual un masoca iluminado te lo zampas. Entre medias aparece una pequeña dosis de lo que es bueno y triunfador, una rubia que echa colonia en un desierto, han inventado un nuevo aparato para limpiar el tostador. No te pases de listo, no seas tan concluyente ni dogmático, no hagas sarcasmos facilones, no seas cascaborras. Quien se justifica no convence.

Pon los pies en la tierra, para vivir hay que opositar, vivir es matar. Hay algo de cierto en esto que has leído. Las plazas de oposiciones, de todos modos, son casi todas de controladores de la sociedad. Sí esa es la palabra, control, control y control. Si esto es flexibilidad, tener la posibilidad de elegir, yo soy Imperioso el caballo de Gil y Gil. Donde vayas un señor te señala el buen camino. Algunos sí que tienen la posibilidad de experimentar o crear en sus trabajos, pero estos son dos o tres, la gran mayoría son ferretería. Alguien la ha llamado la sociedad rehén.

Frena, frena, no te embales. Es mejor para ti ser moderado. Quizás mucha gente prefiera eso. La crítica muchas veces denota más las insuficiencias de quien las hace que lo que pretenden combatir. Aunque esa mirada, resulta indispensable. Frente al rechazo ingenuo, buscar formas de adaptación. Lucha. Acción.

Te das un respiro y piensas en tres tipos de organismos, los caracoles, los cangrejos y las setas.  Cubetas rojas llenas de cangrejos, latas de caracoles y botes de setas. Los frutos ocultos, los más sabrosos. Si no te hubieras separado de estos organismos posiblemente no hubieras tenido que iniciar ninguna búsqueda. Organicismo cascaborrón. Es serio, es una broma. Invención o creación. Vaya día.

Caracol, col.  Cangrejo, pellejo. Seta, peseta. No necesitan de la línea recta. Esto es psicodelia. La tentación de ese trazo, el alemán del bigotillo. La línea recta no es algo extranjero, está dentro. Aprendiendo a utilizar la línea recta. Si el caracol siente identidad hacia el cangrejo hay cooperación para la supervivencia, sino ya sabemos lo que cada pepe elige y como lucha por su supervivencia.

Caracol, col. Cangrejo, pellejo. Seta, peseta. Organicismo cascaborrón. Ahora ya lo sabes, junto a esos seres la búsqueda continúa, pero tienes puntos de referencia. Es la de todo el mundo

Juego Político

Bueno, ya tenemos aquí otras elecciones. ¿Votar? ¿y a quién?. Algo sí está claro, los del PP no son votables. Menuda cúpula es como para llevarla al Museo de Ciencias Naturales de la capital del Reino. El PSOE es cosa más aceptable, aunque también se las trae. Y está ese Felipe que no se desgasta, luego no existe.

Dónde está el Partido Radical? ¿Dónde hay sangre nueva y no horchata? ¿Dónde pasión y no abulia y muermo?. No me refiero a esos niñatos de los skins o la kale borroca. Puede ser que los verdes o algo parecido a los radicales italianos… Nosotros radicales nos damos de hostias con otros radicales y luego nos hacemos amigos. Existen las emociones.

Hay que ver el cuartucho de resentidillos en que se está convirtiendo el país. En el autobús o en el bar se oyen cosas como éstas: a los españoles lo que nos va es la mano dura, que hay que ver como la libertad se ha convertido en libertinaje, que un Franco es lo que hacía falta y un Fidel Castro en cada cortijo. Son expresiones de gente fea.

El modelo territorial es algo a repensar. Pienso en un eje basado en la ciudad estado, la comarca o cantón y su articulación en unidades mayores mediante federaciones. Revalorizando la importancia de las ciudades como focos de vertebración de territorios. Vertebración de abajo  a arriba y no viceversa. Autonomía económica y cultural.

Los modernos estados son una invención nefasta. Estaría bien tomar nota de algunas ventajas del feudalismo. El antropólogo Delgado en sus charlas diarias por la radio comenta que el modelo podría ser la Ginebra del pasado. Suiza misma es una federación de cantones, hecha desde abajo y no desde arriba como sucede en Francia o España que es su seguidora más fiel.

El partido inconformista

El partido inconformista que vamos a impulsar tiene en su agenda las siguientes realizaciones:

Las distintas sociedades de ámbito local, se regirán por códigos culturales, éticos o religiosos, según consenso de todos sus habitantes, incluidos los seres animales y vegetales. Las opiniones de las montañas, los bosques y los ríos también serán tomadas en consideración.

La movilidad social estará asegurada mediante la ausencia de fronteras. Así cuando uno estime que la gente se vuelve fea puede uno tomar una drástica decisión cambiarse de federación. O se pasa allí una época, un cambio de aires nunca viene mal.

Asunción de las distintas tradiciones étnicas que conforman nuestro bagaje histórico. Especialmente el legado celta y gitano que son los pueblos que han demostrado una mayor movilidad y fluidez en nuestro territorio.

Los asuntos serán regidos por un Consejo de Ancianos y un Consejo de Jóvenes que trabajarán en estrecha relación, tratando de representar el espectro de todas las sensibilidades existentes en la población. Los métodos de elección de dichos representantes serán democráticos o dedocráticos, según la ocasión lo demande.

Creación del Instituto de Reevaluación de los Adjetivos. En él se creará un equipo pedagógico que intentará poner de manifiesto a aquellas personas que lo deseen que los adjetivos tienen significados relativos y no absolutos.

Montepío de Fenómenos de la Naturaleza. Aquí podrán adscribirse para su observación y estudio aquellas personas que hayan demostrado una serie de cualidades previstas por el Consejo de Ancianos. Algunos serán adscritos de forma obligatoria.

Foro de los Silenciosos. Se reunirán los miércoles por la tarde. Se ha comprobado que aunque no se habla de nada en dichas reuniones, los participantes sacan sus conclusiones (más iluminadoras que en muchas habladas), renovando energías.

Cofradías de artesanos, afilaores, raneros y otros oficios que así lo pidan. Quedará terminantemente prohibido elaborar cualquier tipo de estatutos profesionales. Defenderán sus intereses. Editarán boletines. Podrán crear colonias de vacaciones propias.

Sindicato de Hombres Termómetro. Ciertos hombres a quienes se reconoce sensitivos podrán trabajar a tiempo completo como profetas, buscadores de agua, apocalípticos, lectores de signos de la naturaleza,  experimentadores de nuevos cultivos, etc… Serán supervisados por el Consejo de Ancianos para evitar posibles entuertos en caso de que su particular sismógrafo se escacharre.

Barriada de la Violencia. Estará colocada al este de los municipios. Aquí podrán desfogarse y descargar agresividad cuantas personas lo deseen entre sí.

Sociedades de Plañideras. Aquellos sujetos que tengan inclinaciones desgañitadoras y sensibleras podrán encontrar su sitio aquí. Podrán hacer intercambios con los Joviales que formarán otra sociedad ésta de risueños. Se ha comprobado en una prueba piloto lo beneficiosos que son éstos intercambios para la salud mental del grupo. Unos moderan su optimismo y otros su pesimismo.

Parecidos intercambios se tienen planeados para los Clubs de Put@s y los de Célibes. Aunque se presume que pueden restar mucho espectáculo a nuestras sociedades.

Asociación de Chupadores de Cámara. Se ha aislado en el laboratorio un tipo de sujeto que siente una irresistible tendencia a ponerse delante de un objetivo de cámara perteneciente a un medio de información. Desde esta asociación se promoverán los cauces necesarios para permitirles que lo hagan cuantas veces lo deseen.

Ahora bien según criterio del Consejo de Ancianos, basado en el ángulo que forman sus gestos , entonación al hablar y calidad del discurso, se les podrán aconsejar unas vacaciones. Pues es de temer que sus discursos se hallan apoderado de ellos mismos.

Asociación de los Múltiples. Para aquellos sujetos a quienes se reconoce la habilidad para tratar un asunto desde diferentes puntos de vista. Se trata de individuos que son hábiles regateadores. Para evitar que se líen en el Consejo de Ancianos se ha inventado un tipo de reglas especiales. Podrán hacer intercambios con los chupadores de cámara, beneficiosos para ambos.

Peñas de los Removedores y de los Gandules. Los primeros destacan por su inclinación a la actividad, no pueden estarse quietos, son los grandes transformadores de la materia. Su importancia es grande para nuestras sociedades pues siempre están haciendo cositas. Los segundos tienen también una importante misión, evitar el caos. Pues si a todo el mundo le diera por mover cosas, acabábamos con el medio ambiente. Además habrá que reevaluar sus méritos puede que la calidad contrarreste la cantidad. Intercambios.

Lobby para el Respeto de los Parados. Los parados puede que en realidad, a lo mejor, lo que intentan es fundirse con las cosas y los seres, así que un respeto.

Institución del hablador. En la plaza principal de la ciudad habrá colocada una tarima donde podrán subirse quienes lo deseen a soltar sus discursos.

Chozas de los Caprichosos. Se trata de unas construcciones que levanten quienes lo deseen por capricho, en ellas podrán guardar cuantos objetos estimen y las decorarán a su antojo. Estas construcciones: centros de arte, casas de espíritus y lugares de reposo surcarán el país y en realidad no sirven para nada.

Partido Integrista de los Normales.  Una sola verdad reclaman éstos recalcitrantes del pasado. Quieren acabar con el sistema y recobrar sus viejos privilegios. Son individuos antisociales, que están perfectamente localizados y aislados en nuestra central de datos. No representan un peligro verdadero para nuestras sociedades.

Día Nacional de la Minoría.  Celebración del aquél día histórico en que se produjo la articulación de las diferencias tendencias y sensibilidades de nuestra sociedad.

Amigos de la Voz. Es un grupo de gentes que no pueden desengancharse del viejo hábito de que alguien les diga como deben vivir su vida.  El Consejo de Ancianos ha realizado unas grabaciones que se han mostrado muy eficaces para con ésta inclinación. Semanalmente se reúnen y la oyen. El discurso es muy instructivo, lo que quita leña al asunto.

Está claro que cada individuo podrá perteneces a una o varias de estas asociaciones. Lo que le pida el cuerpo. Hay otras propuestas que están actualmente en estudio y son: Centro de Interpretación y Percepción de los Espacios y el Tiempo, Fiestas de Máscaras. Centro Nacional de Investigaciones de las Verdades,  Celebración del día de la Palabra y el Instituto del Defensor del Individuo.

Esto es sólo una pequeña muestra de los proyectos en cartera. Pero tendrán gran poder de adaptación a cada realidad concreta. Se trata de una iniciativa pragmática, desnuda de artificios, ensoñaciones, idealizaciones y otras zarandajas que tanto daño han hecho al mundo.

Encuentros de artesanos

Velázquez y Antonio López tienen de fantasías llenas la cabeza.

Munch y Hamnsun cuando el hambre del norte es fértil.

Schwritters encontraba objetos, Rauchemberg los conserva.

Steve Kilbey y Michael Stipe son descendientes de colonos.

Gaudí y Wright, cuando lo construido se sumerge en el medio.

Glen Ford y Robert Mitchum, unas miradas siempre al quite.

Enya y E. Frazer, son chicas célticas susurrantes.

Cantinflas y Tip saben ya lo que van a decir.

Catálogos de especies

Clasificar, todo el mundo clasifica, todo el mundo hace oposiciones. Cada cual tiene su particular visión del mundo, cada cual necesita su propio libro de texto. Tenemos necesidad de pistas, señales y signos en el camino y también de fetiches, unos más que otros.

¿Y éstas tendencias personales a qué responden? ¿Son simples caprichos, impresiones infantiles,  mera información genética…? Estos cuadernos son poco precisos y sistemáticos, de ellos no ha de sacarse ninguna escueta conclusión, construirse una nueva teoría o fórmula matemática. Ni falta que hace, pobre de quien lo pretenda.  Son el testimonio de alguien que busca o se busca, simplemente.

Traviesas como son éstas libretas, cuando más confiado está quien las escribe, gastan alguna jugarreta. Yo no me fío del todo de ellas.

Energía nueva

Hacemos simulacros de los ciclos

en nuestros particulares bosques sagrados.

Jugamos con el tiempo y los colores.

Una descarga para la máscara.

Radiación

Embarrados y desligados:

pómulos, lluvia y sol

Escapan esas gotas de limón

sobre las violetas púrpuras.

Deslumbramiento

En las actas de los locos

imágenes viejas y caras nuevas,

tras el rastro de las fresas salvajes.

Útero cósmico, secuelas carnales

Reverberación

Pequeñas trampas y alguna mentira

que actualizan las impresiones,

es un viejo potaje.

Es la última invención,

un renuevo.

Nueva información, nueva técnica

Ante las crecientes cantidades de información y nuevas tecnologías que produce el mundo moderno hay una necesidad de seleccionar y simplificar éste caudal que nos llega, acomodándolo en lo posible a nuestra particular experiencia del mundo.

Se trata de no perder puntos de referencia básicos, pues junto a la necesidad de conocer, explorar, crear… está la de tener cierta familiaridad con nuestro entorno. Un sitio donde uno se reconoce en el ambiente, los seres y los objetos que le rodean, donde hay un mínimo de armonía.

Es típico de nuestros días la confusión producida por la gran cantidad de mensajes que lanzan los medios de comunicación, muchos de ellos contradictorios. Se produce una fragmentación en los discursos, percibible sobre todo en los desórdenes lingüísticos.

¿Sería una solución para esta problemática mandar una especie de expedición en busca del ADN (paraíso) perdido, para reinjertarlo en un contexto técnico más humano?. Pienso que no. Librennos de nuestras intenciones las ansias reconstructoras. Lo acontecido, bueno o malo, es irreversible. Existe otra posibilidad es el sentido crítico para aceptar o no lo que nos viene de fuera.

Esta nueva técnica ha producido una reestructuración en los particulares universos y en las culturas con que se relacionan, incluidos sus códigos creativos. ¿Tenemos la posibilidad de seleccionar la información y la técnica que vemos más compatible  con nuestra visión del mundo?. En algunos aspectos, sobre todo culturales es posible que nunca más que antes. En los económicos no lo creo.

De todos modos,  es lo de siempre quien sea capaz de adaptarse a los nuevos usos, sobrevivirá. El problema entonces de que aquí se trata es si será condición para ello el hipotecar tu alma.

Las cosas son como son

España es una conversa a la modernidad y ya se sabe como son los conversos. Una muestra de esto es los títulos de los cursos de verano de las universidades. Según unas encuestas recientes los españoles serían los que se sienten más europeos. Esto puede parecer chocante por otras latitudes continentales.

Este país ha seguido en los últimos años en lo sociopolítico el modelo europeo, lo que le ha permitido a algún político francés decir que es un alumno aventajado. En cierto modo ha sido una tutela, es así. Si no es por el Rey Juan Carlos que es medio extranjero, triunfa el golpe de Tejero. Triunfa esa España cuartelera de rancio sabor. Entonces lo del País Vasco se sale de cauce y se lía la de Yugoslavia. Las cosas como son.

Dudo que sin ningún modelo previo la sociedad española hubiera evolucionado tan pronto hacia la tolerancia ideológica y la democracia. Pero la evolución última ha sido sorprendentemente rápida. Enhorabuena. Pero de ahí a pretender que esto ya es jauja, queda un trecho.

En lo cultural el esqueleto es raquítico. Ninguna película a concurso en Cannes desde hace años. Muy pobre participación española en las grandes ferias de arte actual. Por cierto, ¿qué fue de la movida?. Y es que aquí se diga lo que se diga el arreglárselas para ganarse las habichuelas aún sigue absorbiendo todas las energías. Las cosas son como son.

España de ser la reserva espiritual de occidente, con aquella férrea censura que lo tenía todo apestillado, se ha convertido en adoradora absoluta de todo lo que trae la supuesta modernidad con una candidez e ingenuidad que llama la atención. Aquí cabe todo con tal que tenga el marchamo en otro idioma. Nos venden espejos.

No todo lo nuevo, o todas las invenciones son aceptables, esto siempre se comprendió en otros países donde siempre existió cierta censura, incluso en lo ideológico. Aquí no nos referimos a que haya que empezar a prohibir cosas, simplemente es limitar su acceso a los medios de información.

Se concibe a la ciencia y su ilimitado poder en clave similar a las religiones que  sustituye. Se piensa que ésta dará explicación y aportará soluciones a todos los problemas con que se enfrenta la humanidad.  ¿No es eso algo ingenuo?

Tradicionalmente por aquí se ha dicho lo de que inventen ellos, ahora se asegura que los españoles también inventan. Otra enhorabuena. Luego habrá que probar y ésto es lo más importante si esos logros se adaptan o no a nuestra particular realidad. A veces es bueno ser reaccionario. Los del 60 que se corten la coleta y abran paso a otra generación. Es nuestro sermón del día.

Construcción de contrarios

Cándido Bisoño era hombre de orden donde los haya,  gracias a la constancia y al esfuerzo  en el trabajo, había logrado construir para él y los suyos una vida cómoda y segura. A ello no es ajeno del todo su tipo de profesión, agente de seguros.

Era hombre de metódicas costumbres sencillas, jugaba a la ONCE, era socio del equipo de fútbol de su ciudad, conducía el mismo utilitario desde hace quince años y tenía su Libretón. Veraneaba cada año en una playa de Alicante. Pagaba sus impuestos y esto de daba impulso para pensar que todos los políticos son unos sinvergüenzas.

Ni qué decir tiene que esta persona en realidad no existe. Y que en caso de que existiera es mucho más posible que el cándido  y el bisoño fuera quien escribe éstas líneas. Lo mismo podría haber hecho un retrato robot del chorizo del barrio y seguramente hubiera quedado ocurrente y gracioso, pero eso no dejaría de ser más que eso un retrato robot y por tanto algo falso.

Vayamos al grano, el asunto una vez más, el hilo conductor que mueve estas consideraciones el de las oposiciones. Tan importante es con lo que nos identificamos como con lo que marcamos diferencias para afirmarnos a nosotros mismos y construir nuestra identidad.

Así nacen los estereotipos, las mixtificaciones, los fetiches. Se exageran ciertos rasgos que juzgamos convenientes  de manera más o menos consciente, de identidad o diferencia para dar mayor consistencia y fuerza a nuestro yo.  Por ejemplo, de este modo podemos traducir lo normal por la masa, fijándonos en las características negativas que pueden inspirarnos lo normal y soslayando las positivas.

En el fondo lo que denota tal tendencia es que existe un conflicto entre el que hace tal oposición y el objeto de referencia. En los conflictos subyace mucho un hecho, la acaparamiento de recursos de distinto tipo. Asegurarse la subsistencia. De ahí también los fanatismos y racismos de diversa especie, aunque pueden intervenir otros factores.

Es curioso que en muchas sectas, y que se autoproclaman religiosas, el componente económico sea tan importante. El líder mediante la manipulación ideológica, se asegura él mismo una serie de recursos materiales que tanto le costaría conseguir por cauces más usuales. En éstos tiempos ha cambiado el tipo de líder. Antes se daban mucho en política o religión. Hoy se dan más en la ciencia, el rock o el marketing.

Quienes quizás hoy tengan más poder para construir contrarios, sean los hipermercados, las grandes cadenas comerciales multinacionales, los medios de información… ¿Hacen falta líderes? En todo caso modelos parece que sí. Cada cual tiene sus modelos, ¿cómo construimos los modelos?. En última instancia se trata de los arquetipos a los que cada cual es más permeable.

Atisbos

Lo provisional, lo que está en ejecución, tiene algo que no tiene la obra acabada, es la magia de lo que no es definitivo y que, en cierto modo, no ha muerto. Ante un próximo viaje o en la construcción de una vivienda, una planificación concienzuda mata mucha de la emoción de lo nuevo.

Ahora bien, si dejamos que una acción encadene la siguiente, sin una idea preconcebida demasiado definitiva en cuanto al resultado final, ver bailotear las distintas posibilidades en la imaginación y como de manera fluida y casi imperceptible, unas van tomando cuerpo y otras se malogran, da más juego, hay más sorpresas.

Estos tiempos parece que cada vez más tienden a la planificación, a no dejar ningún detalle al capricho, ningún cabo suelto. Se trata de conseguir gran perfección en los resultados, siendo la realización misma, la acción, algo que no ocupa una oposición relevante. Esta filosofía la encontramos en el trabajo y en el ocio.

Quizás sea por ello que han cobrado nuevo valor los bocetos, las libretas de apuntes, los escritos a brote pronto. Es una manera de recobrar el instinto y la intuición, de tener un poco de desorden en unas vidas a menudo demasiado cuadriculadas.

La primera mirada, aunque caótica e imprecisa tiene una fuerza que no tienen las sucesivas mejor perfiladas. Esto por ejemplo lo vemos en algunas grabaciones musicales de música pop. Se reeditan maquetas de grabaciones oficiales, o de actuaciones en directo y se ve como éstas ganan en fuerza a las oficiales, aunque éstas tengan mejor calidad de sonido.

Además esa primera mirada da lugar a un mayor número de lecturas, es más flexible que algo que está ya perfectamente estructurado. Aquí también toma importancia  la revalorización de lo autodidacta, el hágalo usted mismo, una manera, también, de luchar contra la tiranía de los especialistas.

El mundo moderno ha levantado unas fronteras que están en contradicción con la estructura misma de la naturaleza, que funciona de manera cíclica. El fin de un ciclo es al mismo tiempo el comienzo de otro. No existen por tanto límites tajantes.

La obra acabada, inmutable, tiene algo de difunta, que sin embargo tiene aspiraciones eternas. Mayor vitalidad tiene la que logra reinventarse así misma. Este sería el auténtico creador, el que perfila cada etapa de su quehacer no como una cristalización absoluta, sino como mero peldaño, como un eslabón cíclico que para ser comprendido necesita de una mirada global, en cuanto a espacio y tiempo.  No se puede perder la noción de provisionalidad. De ahí también la validez de las series, grupos de obras relacionados por un mismo denominador.

Parecer ser que ahora entramos en una época en que se va a valorar saber un poco de muchas cosas y no tanto especializarse en una concreta, para tener una mayor capacidad de adaptación a las nuevas exigencias socioeconómicas. Ya que los trabajos serán más flexibles y serán frecuentes los cambios de actividad. ¿Terminará el reinado de los especialistas, que tanta estrechez de miras provoca, cada uno en su capillita sin relacionarse con el resto del mundo?

Esto lleva a una reconsideración de los conceptos y la relación entre el aficionado y el profesional. Cualquiera que realice una actividad por el simple placer de hacerla sin mayores responsabilidades ni ataduras, se diga lo que se diga tiene una libertad, una espontaneidad, que no tiene el profesional. Este tiene una mayor servidumbre respecto al acabado final. Para él es importante demostrar que lo suyo no es una chapuza. El aficionado puede permitirse el lujo de hacer una chapuza, pues en él la acción cobra un valor que no tiene en la del profesional.

Un concepto o idea se puede llevar a la arquitectura, a la fotografía, artesanía, pintura, cine… Hoy hay especialistas en una determinada forma de expresión. Parece que la tendencia progresiva es que en cuanto a formas habrá una mayor comunicación y la gente se volverá más polifacética. Esto ya es usual.

No parece tan importante la técnica de dominio de una forma o vía de expresión, como las ideas o conceptos mismos que se pretenden transmitir. Un exceso de técnica encorseta y las cosas hay que dejarlas que bailoteen.

El sistema educativo actual hace más hincapié en la utilización de la escuadra y el cartabón y en el aprendizaje de fórmulas matemáticas que en valorar lo que cada cual lleva dentro. ¿Dónde has colocado a tu hijo? En hacienda. Ahí está el hombre hasta que se muera. Eso es definitivo. ¿Libertad o seguridad?

Zahoríes de asfalto

Saben de la tiranía de las urgencias cotidianas

y de los trámites vitales que llenan el calendario.

Poco a poco, casi sin percibirlo

se va desarrollando otro sentido.

Zahoríes de asfalto, llevan el agua dentro.

Agua

Hablar del tiempo es fórmula usual en el comienzo de muchas conversaciones. Es testigo de la importancia crucial que tiene este asunto para nuestra vida. Pues ahora hace bueno: lleva tres semanas lloviendo. Si bien los pantanos están todavía a un 18 % de su aforo por nuestra zona.

En España llueve poco, sobre esto parece que todo el mundo está de acuerdo. Es de los pocos asuntos del país en los que hay consenso. In spain only rain in the mountain, dice un refrán ingles. Está claro que es una exageración, pues en las llanuras también llueve, aunque parece ser menos que antes.

¿Asistimos a un cambio climático?. Eso dicen los científicos independientes. He oído a gente mayor de  mi área referirse a los cambios evidentes con respecto al pasado en las precipitaciones de nieve, por ejemplo. Esos nevazos que caían antes que hacían necesario cavar trincheras para caminar por la calle.

Las mayores precipitaciones eran percibibles en el caudal más abundante de los ríos y había multitud de fuentes cerca de sus cauces. El Río de Baza por la pedanía a que da nombre que hoy es un camino, tenía a principios de siglo hasta su colonia de truchas.

El agua y su acaparamiento siempre fué por éstas zonas fuente de conflicto, peleas por derecho a riegos que llevaban en algún caso hasta a la muerte entre contrincantes.

No entiendo bien la postura de algunos ecologistas de estar en contra de la construcción de pantanos por nuestras latitudes sureñas. Tampoco se trata de pasarse en cementar los cauces, pero los embalses aparte de almacenar agua para riegos o consumo humano o en el aspecto recreativo, crean agradables microclimas en zonas secas. También pueden albergar pequeñas centrales hidroeléctricas que es un tipo de energía limpia.

Sé de gente juiciosa, Caro Baroja por ejemplo, que se opuso a la construcción del Pantano de Riaño. Allí se destruyeron unos cuantos pueblos de montaña para dar agua al secano leonés. Es otra pugna más de las tradicional oposición entre montañeses y gentes del llano. No era difícil predecir quien ganaría nuevamente ésta guerra. Por nuestra tierra no hay polémica no hay polémica, casi todo el mundo está de acuerdo en que los pantanos son necesarios.

Las acequias por éstos pagos son a veces verdaderas obras de arte, muchas de ellas de concepción árabe como denotan sus nombres. En las faldas de Sierra Nevada, sobre todo en la vertiente alpujarreña surcan y riegan cualquier rellano o haza ganado a la pendiente. Cada año es necesario reacondicionarlas, para que pierdan la menor cantidad de agua posible. Una práctica muy nociva es el cementarlas y cubrirlas. Se rompe así el biotopo tradicional y el componente patrimonial y paisajístico.

En la zona de Castril, como en la vertiente norte segureña, se utilizan troncos de árboles ahuecados como tuberías, para salvar zonas escarpadas en éstas conducciones. En la zona de Baza se utilizan para el riego unos sistemas de balsas y pozos muy bien concebidos.

Las fuentes tienen innumerables connotaciones culturales para la gente asentada en sus cercanías. De hecho son la clave de muchos asentamientos, por no decir todos en éstos pagos sureños.  Un apartado núcleo de población que se nos antoja situado en un lugar inconcebible tiene una razón de ser en una fuente cercana, un ejemplo: Charches.

Otro aspecto es el de las fuentes asociadas también a la existencia de ermitas y lugares de culto religioso, como génesis que son de vida. Ilustrativo el libro de Caro Baroja a éste respecto, para corroborarlo.

No sabemos de las intenciones próximas del anticiclón de las Azores.

De estética

Mira colega, como adelgaza la gente. Qué manía con la estética. Todas quieren estar como Lady Di. Con lo vistosas que están las rollizas… Así se ponen las criaturas a guardar el tipo y algunas es que no viven. Mira chaval, a mi eso de la estética por la estética, aislándola de otros aspectos vitales, siempre me pareció cosa absurda, vacía y alienante. Una mariconada, para que me entiendas en nuestro lenguaje.

Hay tribus y pueblos por esas selvas ecuatoriales y australes, que no conocen la rueda, es decir no han visto nunca vehículos con motor o sin él y se pasan el día pintorreándose el cuerpo y dando saltos. Pero en todo éste despliegue advertimos una red de relaciones, de funciones.

Pero en éstos occidentes de nuestras entretelas a veces percibimos que los fines no justifican los medios y aparece un tipo de arte, etéreo, vaporoso y algodonal. Un arte que se encierra en sí mismo, es pretencioso y narcisista. Pierde la referencia de lo real y se inventa un mundo límbico.

Ahí tenemos a esas Inglaterras que hay por esos nortes, que tienen una característica que llama la atención: tiene una exagerada tendencia a producir en sus hijos esa propensión al cultivo de lo glamuroso. En esos terrenos los encantos personales han producido no pocas desgracias y hay un alto índice de anoréxicas.

Adjetivos como beautifull, charming o wonderfull están a la orden del día.

Pero hay que reconocer que allí la juventud encuentra mucha más manga ancha que aquí para ser creativa y ocurrente. No vayamos a hacer chanzas facilonas a costa de ellos, que hablarían más de nuestras carencias que de otra cosa. Además el peligro ese estetizante nos ronda a todos.

Una medicina: hay que hacer propaganda de lo desgalichao. El paisano es más bien clásico y austero en los gustos, por ejemplo en cuanto al vestir. Hay un gran sentido del ridículo. No nos gusta salirnos de ciertos patrones para no llamar la atención. Muchos podrían confundir lo desgalichao con lo pobre o descuidado. En modo alguno hemos de cometer ese error.

Hay gente guapa, artistas y escritores de éstos que salen en los papeles que siempre han rondado por estéticas sofisticadas y finolis y ahora se apuntan a ésta tendencia de lo desgalichao. Vienen por detrás, pero con el dinero por delante. Es más, ésta moda ya se ha oficializado y le llaman lo cutre o yo qué sé y vuelven a utilizar los abrigos de su abuelo o le quitan el antipolilla a sus pantalones acampanados e inventan una nueva religión.

El desgalichao pasa de modas. Le gusta la ropa gastada porque guarda ondas electromagnéticas, huellas dactilares, iones, partículas, microbios… Es un gusto bastante ecológico porque aprovecha mucho las prendas antes de tirarlas. Es puro reciclaje, y es que hay un sútil arte que es el del remiendo. Tampoco se trata de parecer unos vagabundos, aunque a veces puede resultar interesante.  Lo que sí es cierto es que al sujeto de que hablamos le gusta provocar confusión en la gente. Que se pregunten ¿de qué va este tío?.

El desgalichao tiende a concentrar el misterio en su mirada, por tanto la ropa ha de quedar en un segundo plano, pues en modo alguno puede restar atención a lo que es verdaderamente importante. Todo el mundo adopta un papel ante los demás, utiliza una máscara. ¿Cuál es la máscara de éste individuo?. A lo mejor es que todavía no ha encontrado una que se le adapte bien, a lo mejor pasa de máscaras o la máscara es él mismo. Una cosa es cultivar cierto misterio y otra cosa es dárselas de importante. El desgalichao piensa que conseguir lo sencillo verdadero es lo más difícil.

Bueno, ya está bien de discurrir sobre ésta materia, sobre estética. Ya está bien de hablar sobre lo basto y lo fino. A ver si esto se va a convertir en un trabalenguas. A ti si no es saber como se ha quedado el Madrid, todo te resbala. Dice el refrán que sobre gustos no hay nada escrito. Pues me complace llevarle la contraria. Sobre gustos ya si hay algo escrito.  Mentirosos los refranes, invéntatelos a tu medida. Puedes cambiar el mundo.

Negocios, ecología y arte

Un arttista americano, Viet Ngo, puede ser tomado como el extraño desenlace del eco-arte, de la eco-industria de hecho. Viet Ngo, tuvo la idea de usar lentejas de agua, una pequeña planta acuática, para filtrar contaminantes del agua de deshecho. La lenteja de agua es luego convertida en pienso para animales salvajes. Su compañía Lemna Corporation, construye estanques de purificación de agua para uso recreativo. Los estanques tienen senderos, bancos y otros componentes de parque.

Mientras que las plantas de purificación mecánica cuestan diez millones de dólares, los trabajos de Viet Ngo salen por sólo cinco millones, su arte se está vendiendo como pasteles calientes. Ngo ha construido una docena de plantas de aguas residuales en Europa y USA, y muchas más están en camino. Emplea a unas 50 personas en su oficina principal de Saint Paul, Minnesota. (Revista finesa Image)

Economía, arte, recreación y ecología, todo unido. Estas son el tipo de iniciativas que han falta en nuestro país. Hacen falta propuestas globales, que tengan diversas implicaciones, que sepan orientarse a tratar varias necesidades, uniendo campos tradicionalmente incomunicados.

Es posible que si Viet Ngo, hubiera tenido esa iniciativa en España, hubiera tenido que vérselas con distintas burocracias por separado, tanto en el marco territorial como en los diferentes gremios profesionales. Porque falta flexibilidad y gente que sepa ver por encima de su estrecha disciplina.

Vemos que por ejemplo en ciencias sociales el enfoque interdisciplinar cobra cada vez mayor importancia en el enfoque de los asuntos.  Esa es la tendencia aunque está claro que la especialización seguirá siendo importante, sobre todo en ciertos campos. Pero junto a ella también existe la necesidad de mirar globalmente para no perder de vista lo importante, para no desintegrarnos entre tanta división.

Gente sesuda arguye que en una moderna sociedad la excesiva solidaridad de grupo  lleva a la ruina. El vayamos a hablar y a decidir todos juntos es letal en una sociedad abierta descentralizada. Aunque lo que hoy entendemos por sociedad  abierta es posible que en realidad se trate de una sociedad en la que un grupo cerrado dominante ha encontrado unas fórmulas de imponerse a otros grupos, con la alianza de ciertas instituciones.

Venga más iniciativas como esa de Viet Ngo. ¡Idea!, poner un puesto de melones en la nueva autovía de Jaén. Es algo ingenioso. Bajo el chicharrete veraniego éste del sur, parar el coche y comerse un melón: economía, nutrición, estética y antropología, todo unido. Alguien da más.

Dejándo el cinismo a un lado ¿es posible sin cambiar de país encontrar un método que sepa aunar varias necesidades, entre ellas la económica de quien lo pone en práctica? Algo que sea al mismo tiempo negocio, ecología y arte… Más de uno por querer abarcar demasiado se quedó sin nada. Fórmulas mágicas no hay.  Aunque este tipo de gente, como Viet Ngo, son los que crean realmente sociedades abiertas. ¿Es posible?

Publicado por Ramon Martinez Girón

Hice Magisterio y soy monitor de educación ambiental. Me gusta la montaña, la etnografía, la literatura y el arte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: